Sos Mediterranée

La consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, ha anunciado este miércoles que se ha cerrado un acuerdo para disponer de un convento que actualmente se encuentra vacío para que sea utilizado como centro de acogida de migrantes del Aquarius.

Asimismo, Santiago ha explicado que el convento, perteneciente a la congregación de las Hermanas de la Caridad, tiene capacidad para 25 personas y que el coste del alquiler será de 6.800 euros mensuales durante los próximos siete años de contrato.

En este sentido, ha agradecido a la congregación la colaboración con el Govern, puesto que tenía ofertas para la construcción de hoteles urbanos con un alquiler superior.

Respecto al convento, la consellera ha detallado que se trata de un edificio, ubicado en el Camí de Son Rapinya, que se encuentra en “perfectísimas” condiciones. El complejo consta de tres plantas, 18 habitaciones, cocina y patio repartidos en 930 metros cuadrados. Asimismo, ha destacado que se trata de una zona “muy bien comunicada” con transporte público.

Santiago se ha mostrado confiada de que en dos semanas el edificio pueda estar ya equipado con todo lo necesario -camas y utensilios de cocina- y ha indicado que un hotel ha facilitado mesas, sillas y sofás.

Aunque el acuerdo firmado es para los próximos siete años, el Govern plantea que la cesión a la entidad encargada de gestionar el equipamiento sea de un año. En este sentido, el Gobierno central es quien tiene las competencias para elegir a la organización que lo gestionará.

A lo largo de la semana, el Govern notificará al Estado sobre la disponibilidad de dicho espacio. En ese momento la responsabilidad del ejecutivo balear finalizará y dependerá del Estado el día de llegada de los migrantes, así como de la cantidad de personas.

208 REFUGIADOS EN EL ALBERGUE

Por otra parte, Santiago ha comentado que desde que se abriera el albergue para refugiados en Palma, hace unos 18 meses, han pasado un total de 208 personas.

Este centro, gestionado por la organización Cruz Roja, también podría acoger a migrantes del Aquarius si se quedan plazas disponibles.

Del total, unos 80 han sido refugiados del conflicto sirio, mientras que el resto procedían de diferentes países. De ellos, solo los que reciben asilo tienen derecho a residencia y trabajo. El resto pasan a ser considerados inmigrantes en situación irregular.

Una vez superada la fase de acogida de migrantes del Aquarius en el convento, Santiago ha indicado que se valorará la situación sobre el uso que se le da al recinto. “Es un espacio que si no es para refugiados se puede utilizar para otros servicios y necesidades”, ha añadido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.