Un hombre de unos 50 años se halla en estado grave tras ser arrollado por un conductor borracho cuya única preocupación tras el accidente ha sido el estado en que ha quedado su propio coche.

El atropello se ha producido a las 19:00 horas en la autopista de Inca, en el tramo comprendido entre Santa María y Festival Park, cuando un turismo -que circulaba en sentido a Palma- se ha visto obligado a detenerse en el arcén por un problema mecánico.

El conductor ha señalizado con triángulos su posición y ha quedado a la espera de una grúa.

Al cabo de unos minutos, sin embargo, otro vehículo -conducido por un individuo de 55 años- se ha empotrado violentamente contra él provocando que tanto el vehículo detenido como su conductor salieran despedidos hasta acabar en la cuneta, resultando el conductor herido.

El coche que les ha golpeado, por su parte, ha quedado detenido en medio del carril y con el morro apuntando en sentido contrario al de circulación, si bien su conductor no ha resultado herido.

Una ambulancia ha trasladado al herido hasta un centro hospitalario con politraumatismos de carácter grave.

Hasta el lugar se ha desplazado una unidad de la Guardia Civil de Tráfico quien ha practicado la prueba de alcoholemia al conductor que ha colisionado y en la que ha cuadruplicado la tasa permitida para circular.

La única preocupación que ha mostrado este conductor en todo momento ha sido, sin embargo, por el mal estado en que había quedado su vehículo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.