El resveratrol, compuesto que se halla de forma natural en frutas como las uvas o algunas plantas, tiene efectos protectores contra alteraciones celulares que se producen en la enfermedad del Alzheimer, según han demostrado investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona del CSIC y del IDIBAPS.

En el trabajo, realizado con ratones transgénicos de Alzheimer y publicado en la revista ‘Molecular Neurobiology’, los científicos añadieron resveratrol a la dieta de dos grupos de roedores, un grupo de control y otro con patología de Alzheimer.

En ambos casos, se observó una respuesta mejorada en el aprendizaje, si bien en el caso de los afectados de Alzheimer, se vio un efecto de protección contra la pérdida de memoria y contra la patología. Asimismo, los científicos observaron un aumento en la actividad de proteólisis, es decir, los mecanismos de degradación de proteínas anormales como la beta-amiloide y la tau hiperfosforilada, las cuales son las principales causantes de la muerte neuronal.

De esta forma, los científicos observaron que los roedores que habían tomado resveratrol en la dieta presentaban, a nivel celular, por un lado, un aumento de la enzima neprilisina, que degrada la proteína beta-amiloide y, por otro lado, un aumento del proteosoma, un complejo proteico que rompe las proteínas anormales. Del mismo modo, descubrieron en las células de los roedores una disminución de la enzima beta-secretasa que inicia la formación de beta-amiloide.

“Además, en el trabajo hemos comprobado que resveratrol activa la vía molecular de neuroprotección de sirtuina 1”, ha explicado el investigador del CIBERESP y primer firmante del estudio, Rubén Corpas, para asegurar que este controvertido mecanismo de acción de resveratrol contribuye “sin duda” a las mejorías detectadas en los ratones control y transgénicos.

Del mismo modo, la investigadora del CSIC que lidera el estudio, Coral Sanfeliu, ha señalado que los resultados abren la puerta a considerar el resveratrol, o los compuestos derivados que se están sintetizando para mejorar la biodisponibilidad, como preventivos o ralentizadores de la enfermedad de Alzheimer.

“El resveratrol ha revertido el Alzheimer de ratones, pero la enfermedad en humanos es mucho más compleja y severa y difícilmente podría ser curativo, como muchas otras terapias experimentales que no han resultado activas al llegar a las pruebas en enfermos. Queda un largo camino para encontrar un fármaco eficaz contra el Alzheimer, tal vez será una mezcla de fármacos”, ha apostillado la investigadora.

Finalmente, los expertos, que han contado con la ayuda de científicos de la Universidad de Barcelona y el CIBERNED (CIBER de Enfermedades Neurodegenerativas), han destacado que la activación de los mecanismos de proteólisis y de sirtuina 1 en los ratones sanos es un hecho “muy significativo”, ya que demuestra que es posible adquirir una cierta “resiliencia cerebral” contra futuras patologías neurodegenerativas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.