Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este viernes que finalmente se reunirá con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, el 12 de junio en Singapur.

El mandatario ha resaltado que “las relaciones están siendo construidas” y ha descrito estos avances como “algo muy positivo”. “Creo que probablemente va a ser, en último término, un proceso muy exitoso”, ha sostenido.

El anuncio ha llegado después de la reunión que ha mantenido con Kim Yong Chol, vicepresidente del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte y enviado de Pyongyang, quien le ha entregado una carta del líder del país asiático.

Trump ha manifestado que la misiva “es una carta muy amable”, si bien tras ser preguntado por su contenido exacto ha reconocido que aún no la ha abierto, aunque ha adelantado que podría entregarla a los medios para que vean su contenido.

“No la he abierto a propósito. Le pregunté si quería que la abriera y me dijo: ‘Puede leerla más tarde’. Quizá me espera una gran sorpresa”, ha bromeado.

Pese a ello, ha resaltado que su encuentro con Kim Yong Chol es “un buen inicio” y ha manifestado que “cree” que Corea del Norte “quiere” desnuclearizarse. “Sé que quieren eso. Quieren desarrollarse como país”, ha añadido.

Así, ha recalcado que “nunca ha dicho” que se vaya a limitar a una reunión. “Va a ser un proceso. Ha habido años de hostilidad, años de problemas, años de odio real entre varias naciones”, ha explicado, antes de adelantar que se abordará la posibilidad de poner fin a la guerra, ya que las dos Coreas solo han firmado un armisticio.

En este sentido, ha manifestado que los gobiernos de Corea del Sur, Japón y China están involucrados. “Vamos a ayudar en el proceso. Sin nosotros (Estados Unidos) no pasaría”, ha zanjado.

Trump ha recalcado que ambos países “han superado totalmente” las diferencias que le llevaron a anunciar la semana pasada la cancelación de la citada cumbre y ha manifestado que “sería un gran error” si no se celebrara.

“Esto iba a ser la entrega de una carta y ha terminado siendo una reunión de dos horas”, ha detallado, antes de recalcar que él y Kim Yong Chol “han hablado de muchas cosas”, entre las que no ha figurado la situación de los Derechos Humanos en el país asiático.

El presidente estadounidense ha manifestado además que “espera que llegue el día en el que pueda retirar las sanciones sobre Corea del Norte”, antes de subrayar que “no quiere seguir usando el término ‘máxima presión'” para definir estas medidas de Washington contra Pyongyang.

“Creo que la relación que tenemos ahora con Corea del Norte es la mejor en muchos años”, ha dicho Trump, al tiempo que ha insistido en que el problema “debió haber sido abordado hace muchos años”. “No sólo por (Barack) Obama, sino por otros presidentes que me precedieron”, ha argumentado.

Por último, ha confirmado que “no le gustó” el encuentro que mantuvieron el jueves Kim Jong Un y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, si bien ha reconocido que “podría ser muy positivo”. “Si es positivo, me encanta. Si es negativo, no estoy contento. Podría ser una reunión positiva”, ha remachado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.