Foto: Reuters

Un almacén con miles de papeletas electorales se ha incendiado este domingo en Bagdad y ha consumido todos los votos del barrio de Rusafa, por causas ya bajo investigación, según ha confirmado este domingo el Ministerio del Interior, en pleno recuento de las polémicas elecciones legislativas de mayo, donde el bloque clérigo chií, Muqtada al Sadr, se hizo con la victoria.

“El almacén con todas las urnas de Al Rusafa está ardiendo”, ha confirmado el miembro del consejo de la provincia de Bagdad, Mohamed al Rabeei. “Las fuerzas de defensa civil están en camino pero puedo decirles que todas las cajas y papeles se han quemado”.

Las urnas eran parte de un recuento manual de los votos de las elecciones de mayo, ordenado por el Parlamento iraquí, el pasado miércoles.

El Consejo Judicial Supremo, la máxima autoridad judicial de Irak, había nombrado a los jueces encargados de hacerse cargo de la comisión electoral del país tras las denuncias de violaciones electorales generalizadas en las elecciones de mayo.

El recuento fue aprobado por el parlamento un día después de que el primer ministro Haider al Abadi, cuyo bloque quedó tercero en las elecciones, denunciara graves violaciones, la mayor parte de las cuales ignoradas por la comisión electoral.

La medida podría socavar al Al Sadr, una figura de extraordinario peso en la política iraquí, antiguo gran adversario de Estados Unidos, y que también se opone a la influencia de Irán en Irak. Uno de los principales asesores de Al Sadr expresó su preocupación de que algunas partes intentaran sabotear la victoria del clérigo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.