EP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado instrucciones para que España acoja el barco Aquarius, que navega con más de 600 inmigrantes y refugiados “abandonados a su suerte”, rescatados por MSF y Sos Mediterranée, cuya entrada a Italia ha sido impedida por el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini.

El destino de este barco será el puerto de Valencia, previa coordinación con la Generalitat valenciana. “Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional”, ha añadido en un comunicado Presidencia del Gobierno.

Así lo acababa de adelantar el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que ha asegurado que el Gobierno de España ofrecerá a la ONU Valencia como “puerto seguro” para el buque.

“Me ha comunicado (la vicepresidenta Carmen Calvo) que el Gobierno situará el puerto de Valencia como el puerto seguro para esta operación humanitaria que el Gobierno de España va a emprender de la mano de la ONU”, ha dicho Puig, que ha asegurado que es una buena noticia para España “que sea considerado un país abierto y hospitalario”.

“La Comunidad valenciana siempre ha sido una comunidad hospitalaria, ya quisimos en su momento fletar un barco para los refugiados sirios”, ha incidido, recordado que el Ejecutivo regional también había expresado su voluntad de recibir a los migrantes y refugiados del Aquarius.

Para el líder del Ejecutivo valenciano, también “es una buena imagen” para su territorio porque dará una “imagen de solidaridad, de apertura”. “Es precisamente la imagen contraria a lo que fue el paradigma del pasado”, ha añadido.

Puig ha afirmado que mañana martes 12 de junio habrá una reunión por parte de la vicepresidenta, Mónica Oltra, “para ver cómo se orienta esta cuestión” y definir el destino de estos migrantes y su acogida. “Se hará coordinadamente y bajo la dirección del Gobierno de España”,

“España toma la iniciativa, que es una iniciativa positiva, y a partir de ahora estamos pendientes de cual es el resultado”, ha declarado a los periodistas.

Por su parte el alcalde de Valencia, Joan Ribó, había ofrecido este mismo lunes esta ciudad como destino del buque para que pueda atracar. El primer edil ha recordado la condición de Valencia como “ciudad refugio” y ha considerado “absolutamente inhumano que se deje un barco a la deriva en esa situación”. “Valencia fue declarada en su momento ciudad refugio, como otras ciudades de España, y vamos a mover todos los dispositivos para que si no hay otra posibilidad València sea el sitio de atraque” de este buque, ha afirmado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.