Mariano Rajoy

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha acusado a Pedro Sánchez de haber formado el gobierno frankenstein que venía persiguiendo desde 2016 y de llegar al poder con el “estigma” de no haber ganado nunca las elecciones. Y ha añadido que si ahora lo ha logrado es por Ciudadanos, que en su “ambición atropellada” y su “afán” de oponerse al Gobierno “que defendió la unidad de España”, ha impulsado otro apoyado por el independentismo. “Paradojas de la vida”.

En su intervención ante el Comité Ejecutivo Nacional del partido, ante el que ha anunciado que deja la presidencia del PP y abre el camino de su sucesión, Rajoy ha reivindicado que no han sido los ciudadanos los que le han retirado del Ejecutivo y que eso es una “fortaleza” para el PP de cara al futuro.

“Ni las alianzas de los que perdieron las elecciones, ni lo socios desleales ni las encuestas a troche y moche pueden sustituir la voluntad de los españoles”, ha dicho en su intervención, muy crítica con Pedro Sánchez y el PSOE por sentar el precedente de gobernar sin haber ganado nunca las elecciones. El Partido Socialista, a su juicio, ha “dilapidado” los “méritos” del pasado y su herencia para “embarcarse en un proyecto de futuro incierto” con compañeros como Bildu.

El resultado de la moción de censura, ha continuado, es un gobierno con “una debilidad extrema” que le resulta inquietante, entre otras cosas por los apoyos que ha logrado. Ninguno de los nuevos socios, ha añadido Rajoy, ha pensado en el interés general del país sino en los propios de cada uno “o sencillamente en sus miedos”.

La consecuencia es que el nuevo presidente tiene en torno a su gobierno a una mayoría “de rechazo al PP”, pero no a una mayoría que le vaya a permitir gobernar, lo que en su opinión es especialmente “inquietante” cuando la situación en Cataluña “sobre todo en las calles dista mucho de estar calmada”.

CS NO SABE “NI HACER OPOSICIÓN”

La responsabilidad de la situación es del PSOE, ha continuado Rajoy, pero también de Ciudadanos, al que ha dirigido sucesivas críticas por su “ambición atropellada” de llegar al poder, ha dicho. Y le ha censurado especialmente su actitud ante lo ocurrido en Cataluña y tras la aplicación del 155.

“Dicen que lo hubieran hecho infinitamente mejor, como no puede ser de otra manera, pero nunca lo sabremos”, ha dicho del partido de Albert Rivera, al que ha acusado de haber utilizado su victoria en Cataluña para “hacer la vida imposible al PP” en Madrid. “Por no saber, no saben ni hacer oposición al independentismo”, ha añadido.

El ex presidente del Gobierno ha reivindicado como “correctas” las medidas de intervención de la Generalitat que aplicó su gabinete mientras otros “hablaban”, porque ni se ha independizado Cataluña, ni Carles Puigdemont ha vuelto a ser presidente de la Generalitat ni consejeros los políticos huidos o encarcelados.

“Siempre entendimos que el 155 era un delicado mecanismo constitucional y así lo hemos aplicado. Los independentistas tienen derecho a existir y a gobernar si ganan las elecciones, no a incumplir la ley ni a pasar por encima de la voluntad de la gente, ha agregado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.