Sos Mediterranée

España recibirá “más recursos económicos” de la Unión Europea para reforzar el diálogo y la cooperación bilateral con los países africanos de origen y tránsito de la inmigración, como Marruecos o Senegal, ha avanzado este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El jefe del Ejecutivo, que participará este jueves y viernes en su primer Consejo Europeo, confía asimismo en conseguir más financiación de la Comisión Europea para los países del norte de África, después de años en los que la ayuda se ha volcado al Mediterráneo central, por ser ahí donde se concentraba la mayor presión migratoria.

Pero en el Mediterráneo occidental, las llegadas de migrantes no han dejado de crecer. En lo que va de año, han aumentando un 64 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, en el que ya se produjo un crecimiento del 101 por ciento, según los datos que ha aportado en el debate del Pleno para informar con carácter previo de la cumbre europea.

En ese cónclave, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE conocerán en detalle una propuesta avanzada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, de crear centros de migrantes fuera de la Unión en los que se distinguiría entre aquellos que han salido de sus países por razones económicas y aquellos que tienen derecho a recibir protección internacional.

Sánchez cree que esta idea “puede ser una buena opción”, siempre y cuando en estos centros se respeten los Derechos Humanos. “El diablo está en los detalles”, ha avisado antes de precisar que ésta no puede ser la única solución que ofrezca la UE porque habrá países que no aceptarán la apertura de estos centros en su territorio, por verlos como una invasión a su soberanía nacional.

El jefe del Ejecutivo también ha aprovechado para explicar la propuesta lanzada por el presidente francés, Emmanuel Macron, y que España apoya, de crear en territorio europeo centros controlados de migrantes.

PUERTOS SEGUROS EN EL MEDITERRÁNEO

Sánchez ha indicado que esta otra propuesta está en una fase “muy germinal” y que, tal y como la entiende España, se trataría de localizar a lo largo del Mediterráneo toda una serie de puertos seguros donde pudieran desembarcar barcos que hubieran rescatado a inmigrantes del mar.

La idea es que cada vez que aparezca un ‘Aquarius’ que deba ser rescatado, se dirija a ese puerto seguro y que, en cuanto atraque, no se considere que ha llegado al puerto de un país concreto, sino a uno de la UE, de manera que la respuesta que se dé al estatus legal de esos migrantes esté “perfectamente coordinada” entre todos los estados miembros y ACNUR.

Esa respuesta sería “personal, con capacidad tanto en política de acogida y asilo, como de devolución, vinculadas a la UE y no al país en el que arriban”. “Es bueno para el país y para la UE”, ha apuntado, aunque ha precisado que es “una idea germinal” y “en pañales”. “Vamos a ir trabajando en ella en los próximos meses”, ha concluido.

EL EFECTO LLAMADA DEL AQUARIUS

En el turno de portavoces, el ‘popular’ Rafael Hernando ha acusado al Gobierno de Sánchez de provocar un efecto llamada con la acogida del ‘Aquarius’. Así, ha vinculado el rescate de más de 2.200 personas en las costas españolas, el mismo fin de semana en que atracaba el buque en Valencia, con “el anuncio” del presidente sobre este tema. “Y este fin de semana, 1.000 más”, ha apostillado.

El dirigente ‘popular’ ha cuestionado a Sánchez sobre si su intención es seguir recibiendo a “todos los ‘Aquarius'” que se encuentren en el Mediterráneo y si, mientras, piensa “mirar hacia otro lado” con la llegada de inmigrantes a Andalucía o Canarias. “Menos vanidad política y más sensatez”, le ha pedido Hernando al presidente, para exigirle que “no frivolice con la migración”.

En este sentido, le ha recriminado que haya “roto” la tradición de elegir Marruecos como primer país que visita un nuevo presidente del Gobierno español y ha dudado que de que su anuncio de eliminar las concertinas en las fronteras de Ceuta y Melilla favorezcan el trabajo del reino alauí contra la inmigración ilegal.

PODEMOS PIDE CERRAR LOS CIE

El portavoz de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha trasladado a Sánchez una serie de propuestas en materia de inmigración: el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), el fin de las devoluciones en caliente, el cumplimiento del cupo de refugiados que España se comprometió a acoger en 2016 y la reforma del acuerdo europeo sobre asilo de Dublín, que establece la obligación de pedir asilo en el primer país europeo que se pise.

Por Ciudadanos, su líder, Albert Rivera, ha recordado a Sánchez que, en materia de inmigración, es necesario lograr un equilibrio entre solidaridad y responsabilidad, porque de lo contrario se alimenta el populismo. Y le ha recordado que cada día hay un Aquarius en Canarias, Ceuta o Melilla, y por eso Ciudadanos defiende como una opción “mucho mejor” que los migrantes lleguen de forma regulada.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha advertido de que Europa se juega con esta crisis migratoria “el auge populista y la derrota de la democracia europea” y ha reclamado una reforma del acuerdo de asilo de Dublín, que se ha demostrado que no funciona.

Esteban se ha mostrado abierto a la propuesta de Tusk de crear centros de migrantes fuera de la UE porque podrían evitar que estas personas se echasen al mar para alcanzar las costas europeas. Eso sí, ha avisado, es necesario que cumplan con los Derechos Humanos. El PNV también es partidario de establecer cupos europeos para la llegada legal de inmigrantes a Europa.

En representación del PDeCat, el diputado Jordi Xuclà ha trasladado una serie de propuestas a Sánchez para que la UE haga frente al fenómeno migratorio: ofrecer vías legales a la inmigración renegociando la tarjeta azul europea para atraer talento, luchar sin cuartel contra las mafias, y apoyar el crecimiento económico de Africa.

La diputada de Coalición Canaria Ana Oramas ha saludado la inminente reunión de los ministros de Exteriores e Interior con sus colegas marroquíes, pero ha urgido a que se haga lo mismo con Senegal, Malí y Mauritania.

A Oramas, Sánchez le ha avanzado que espera importantes avances en el Consejo Europeo respecto a los recursos económicos que pondrá la UE a disposición de Marruecos y Senegal, mientras que a Iglesias le ha dicho que el Gobierno no está a favor de cerrar los CIE, pero sí de revisar las condiciones de los migrantes en estas instalaciones.

LA REFORMA DEL SISTEMA DE ASILO

Sobre la reforma del sistema europeo de asilo, Sánchez ha defendido la necesidad de revisarlo “bajo la asunción de que la inmigración irregular requiere de un tratamiento distinto del de los refugiados”. A su juicio, la clave es alcanzar un equilibrio entre la responsabilidad “que se requiere al tratar una materia que es profundamente divisiva en muchos países”, y la solidaridad “para afrontar dramas humanos”.

Del mismo modo, ha defendido el “reasentamiento como vía ordenada para la llegada de personas que precisan de proteccion internacional” y “asumiento los compromisos adquiridos” por España con Europa en 2015, durante la gran crisis migratoria.

“Sólo así podremos contribuir a frenar el virus del que se alimentan movimientos que se empeñan en dar marcha atrás al reloj de la historia. Movimientos que, no sólo dividen a la sociedad, sino que traicionan la memoria de un continente que hace cuatro generaciones repartió por todo el mundo a millones de europeos, entre ellos 1.700.000 de compatriotas que huyeron de la persecucion política y muchos más que lo hicieron de la miseria y del hambre”, ha apuntado el líder socialista.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.