Foto: Reuters

Miles de personas han salido a las calles de la ciudad india de Mandsaur, en el centro del país, para exigir la pena de muerte a los responsables de la violación de una niña de siete años.

La Policía ha arrestado a dos hombres por el crimen. La víctima fue hospitalizada pero se está recuperando, dijeron los médicos.

El gobierno del primer ministro, Narendra Modi, ha introducido la pena de muerte por violación a niñas menores de 12 años y aumentó la pena mínima para aquellos cuyas víctimas eran menores de 16 años, después de las violaciones de una niña de ocho años y una joven en dos estados gobernados por su partido a principios de este año.

En India se denunciaron 40.000 violaciones en 2016 y las víctimas fueron niños en el 40 por ciento de esos casos. Todos los días, los periódicos publican nuevas historias de violencia sexual contra las mujeres.

En Mandsaur, la niña estaba esperando que sus padres la recogieran de la escuela, según la Policía. Las imágenes de las cámaras de las tiendas cercanas muestran que se fue con uno de los acusados.

La Policía encontró después a la víctima inconsciente en los arbustos cercanos, según Manoj Singh, un superintendente de policía en el distrito de Mandsaur.

“Nuestra investigación está casi completa”, dijo Singh. “Estamos esperando que los doctores nos permitan hablar con la víctima. Solo queremos confirmar algunas cosas con ella y luego presentaremos el informe final en el tribunal”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.