Foto: Reuters

Los primeros ministros de Grecia, Alexis Tsipras, y Macedonia, Zoran Zaev, han anunciado este martes que han llegado a un acuerdo para poner fin a una disputa de décadas sobre el nombre oficial del segundo país, según el cual pasará a llamarse República de Macedonia del Norte.

“Tengo buenas noticias. Hace un rato hemos llegado a un acuerdo con el primer ministro de la Antigua República Yugoslava de Macedonia sobre un tema que ha estado en nuestra mente durante años”, ha dicho Tsipras al presidente griego, Prokopis Pavlopoulos, en una reunión televisada.

Tsipras se ha declarado “feliz” porque considera que se trata de “un buen acuerdo”. En este sentido, ha valorado que “cubre todas las condiciones impuestas por la parte griega”, es decir, un nombre combinado que acaba con el irredentismo y salvaguarda la herencia histórica de ambos países, ha indicado.

El líder izquierdista ha comunicado posteriormente en un discurso televisado que el nombre pactado es Macedonia del Norte y que tendrá consecuencias tanto a nivel interno, ya que Skopje deberá cambiar en su Constitución y sus leyes cualquier referencia a la antigua nomenclatura, como en las relaciones internacionales de los dos países.

El acuerdo debe recibir el visto bueno de los parlamentos de Grecia y Macedonia y además el del pueblo macedonio a través de un referéndum, para lo cual han pactado también un “calendario claro”. Si no fuera así, ha explicado Tsipras, quedaría anulado.

Los dos jefes de Gobierno hablaron el lunes por teléfono y se citaron para una segunda conversación este martes que ya auguraba buenos resultados. Fuentes de ambos países habían avanzado que este 12 de junio podría llegar el esperado acuerdo.

La disputa comenzó en 1991, cuando Macedonia surge como país independiente y adopta el nombre de una provincia griega. Desde entonces, Atenas ha tratado de que Skopje cambie su denominación oficial por considerar que la actual podría interpretarse como una reivindicación territorial.

Las negociaciones se han reactivado en los últimos años y el Gobierno griego ha relajado su postura indicando que aceptaría un nombre compuesto como Macedonia del Norte o Nueva Macedonia.

UN NUEVO PERIODO

Este acuerdo es fundamental para Macedonia, ya que el veto griego le ha impedido acceder a importantes organizaciones regionales como la UE y la OTAN. “Este acuerdo es una gran victoria diplomática pero también una oportunidad histórica para los Balcanes y nuestros pueblos”, ha enfatizado Tsipras.

Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para este asunto, Matthew Nimetz, que ha ejercido de mediador, ha celebrado que finalmente Grecia y Macedonia hayan alcanzado “una solución mutuamente aceptable”. “Quiero felicitar a las partes por este resultado satisfactorio”, ha dicho en un comunicado.

Nimetz se ha mostrado convencido de que “este acuerdo llevará a un periodo de mejora de las relaciones entre estos dos países vecinos y especialmente entre sus pueblos”. “Estoy animado por la dedicación de los dos gobiernos para conseguir beneficios para todos sus ciudadanos a través de una alianza estratégica”, ha declarado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.