Fotos: Isabelle Sleijpen

Las tablas del Trui Teatre se vistieron anoche de gala para recibir a uno de los grandes de la música en español: Armando Manzanero.

Haciendo gala de la más estricta puntualidad, Manzanero apareció sobre el escenario a las 21.00 horas, donde fue recibido con todo el cariño de un público incondicional que estaba impaciente por vivir en directo una experiencia tan intensa como irrepetible.

El millar de personas que aguardaban ansiosas para disfrutar de la música intemporal del compositor y cantante mejicano, le recibieron entre aplausos sinceros a los que él supo corresponder con su gesto amable y la dulzura de siempre.

Nadie quedó defraudado de la actuación y la presencia del artista, que supo mantener en todo momento la expectación de quien sabe dominar el espectáculo de principio a fin.

El autor de temas tan conocidos como “Somos novios” o“Esta tarde vi llover”, está de visita en nuestro país este año con su gira “Los boleros de tu vida” y podemos sentirnos satisfechos de haberle tenido en la isla porque son pocas las ciudades que tendrán la oportunidad de oírle cantar.

Incombustible y trabajador, Armando Manzanero ha firmado más de 400 canciones en sus más de 50 años sobre los escenarios, ha grabado más de 30 discos en solitario. Recuerda, además, que tiene cuerda para rato porque dice que mientras el cuerpo le aguante, seguirá pisando los escenarios para cantar sus temas de toda la vida que han enamorado ya, por lo menos, a dos generaciones.

La temática de sus canciones, invariable a lo largo de todos estos años, está centrada en el amor. Nunca ha compuesto pensando en otra cosa y con eso y mucho trabajo, ha sabido articular una carrera musical plagada de éxitos.

Manzanero, que pasados ya los ochenta sigue desafiando al paso del tiempo con su voz cuidada y sus letras de siempre, supo demostrarnos anoche que lo bueno nunca pasa de moda.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.