Los artesanos de Pimem han colocado este jueves sus puestos en S’Hort del Rei de Palma con pancartas de protesta contra el Ayuntamiento por la falta de regulación de la venta ambulante ilegal, acusando a Cort de “fomentar la economía sumergida”, en palabras de la presidenta del Gremio de Oficios Artísticos y Artesanos -integrado en Pimem-, María Oliver Munar.

“El alcalde me dijo que no nos teníamos que olvidar que son un partido de izquierdas. Me parece perfecto, pero que yo sepa, él no se ha rebajado el sueldo para darle la mitad a esta gente; por lo tanto nosotros no tendríamos que dejar que rebajen nuestras ventas”, ha denunciado Munar, que ha recordado a Antoni Noguera que los artesanos tienen que mantener familias y pagar diferentes tasas, impuestos y seguros para ejercer su actividad.

En este sentido, Oliver ha incidido en que los artesanos quieren “cumplir” con sus obligaciones pero exigen “igualdad” y “sentido común”. El gremio ha denunciado que cada vez hay más vendedores ilegales y que llegan a concentrarse unos 200 diarios.

Los artesanos del mercado de S’Hort del Rei han colocado pancartas en castellano, catalán e inglés -ante la importante afluencia de turistas en la zona-, con mensajes como “Nosotros somos un mercado legal”, “Respeto por los artesanos que pagamos impuestos”, “Esto es una protesta contra la competencia desleal”, y “Hoy no me dejan vender porque soy legal”, entre otros lemas.

Los artesanos de Pimem calculan que debido a esta actividad ilegal venden un 50 por ciento menos, desde el año pasado, en comparación con la época de la crisis. Además, Oliver ha señalado que muchos de estos vendedores ilegales “vienen a hacer la temporada” y después “no trabajan más en todo el año”, algo que los mallorquines no se pueden permitir, recuerda.

El mercado artesano oficial de la zona de la Catedral cuenta con 21 artesanos, que pagan por las plazas, cuentan con una acreditación y pueden vender los lunes, martes, viernes y sábados. Es decir, ha recalcado Oliver, que el resto de vendedores que actúan por las proximidades son ilegales.

Según la presidenta del gremio, los vendedores ilegales dicen que tienen un “permiso verbal” y que el Ayuntamiento les ha permitido colocar mesas y disponer de un espacio de 2×2 metros, al igual que muchos de los artesanos legales. Por ello, Oliver ha cuestionado que sirva de algo “enviar carteles a los hoteles” para que los turistas no compren a los vendedores ilegales. “¿Cómo pueden saber que son ilegales?”, se ha preguntado.

La representante de los artesanos ha afirmado también que la Policía les dice que “no pueden hacer nada.” Ha contado que llama a menudo a la Policía por los vendedores que se colocan en la Catedral pero que después de echarlos, cuando los agentes se marchan, los vendedores vuelven donde estaban.

Por ello, Oliver ha avisado al Ayuntamiento de que “a este paso” los artesanos tendrán que ir a los servicios sociales. Además, ha reprochado al alcalde Noguera que “promete que lo arreglará y al cabo de dos días lo ‘despromete'”.

Igualmente, ha indicado que la patronal había preparado una manifestación pero que la desconvocó cuando la regidora de Seguridad Ciudadana, Angélica Pastor, “dijo que lo arreglaría”. Sin embargo, después “lo echó atrás”. Así, el gremio lamenta que “van pasando los meses” y continúan sin una solución “ya entrando en junio”. Ante la proximidad de las elecciones, no creen que se arregle en esta legislatura.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.