Mallorca, Ibiza, Menorca, Formentera, Barcelona, Roma y Berlín son las ciudades con las tasas turísticas más altas de la UE, según el buscador de viajes liligo que asegura que alojarse una semana en un hotel de 5 estrellas en Baleares cuesta 28 euros en concepto de tasa turística.

El pasado 1 de enero en Baleares se duplicó el precio de la tasa turística, un impuesto que los viajeros deben pagar en efectivo al momento de hacer el ‘check-out’ en los alojamientos. El gobierno local espera recaudar 120 millones de euros por año con este nuevo impuesto.

Mallorca, Ibiza, Formentera y Menorca tienen tarifas que van desde los cuatro euros por persona y noche en hoteles de cinco estrellas, tres euros para los de cuatro, dos euros para los de dos y tres estrellas y un euro para hostales, pensiones, posadas u otras infraestructuras turísticas como campings, albergues o refugios.

En cuanto a los apartamentos de alquiler turístico, esta comunidad autónoma cobra cuatro euros por las viviendas de cuatro llaves superior, tres euros por los de tres llaves superior y dos euros por los de dos y tres llaves.

Cataluña cuenta con una tasa distinta para Barcelona y para el resto de la comunidad autónoma. Barcelona cobra 2,25 euros para hoteles de cinco estrellas, 1,10 euros para los de cuatro y 2 euros para los de tres o menos estrellas. Los apartamentos turísticos pagan una única tasa por persona y noche de 2,25 euros.

El resto de Cataluña cuenta con tarifas parecidas, 2,25 euros para los establecimientos de cinco estrellas, 0,90 céntimos para los de cuatro estrellas y cuatro estrellas superior y 0,45 para el resto de alojamientos y equipamientos turísticos. Fuera de Barcelona, los apartamentos turísticos tienen una tasa de 0,90 céntimos por persona y noche.

ALEMANIA Y HOLANDA, LOS MÁS CAROS

En Alemania cada estado tiene su propia tasa turística. Por ejemplo, en Berlín y Colonia se grava de acuerdo a un porcentaje (5%) del total de la factura del alojamiento. En Hamburgo tienen diferentes tasas que van desde los 0,50 céntimos a los 4 euros de acuerdo al tipo de alojamiento. En Múnich, sin embargo, no tienen tasa turística.

En Holanda utilizan el mismo criterio que en Berlín. Tanto en Ámsterdam como en ciudades como Utrecht se rigen por una tasa única del 5% del total de la factura de alojamiento. En Eindhoven esta tasa es de 3,5% y en Rotterdam de 4,5%.

Italia tiene tasas turísticas parecidas que van desde los tres a los siete euros como es el caso de Roma, o de tres a los cinco euros como Nápoles, Venecia o Florencia. La excepción es Milán, que tiene una tasa que fluctúa entre los dos y los cinco euros pero con una reducción del 50% en el importe durante el verano.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.