La presión vecinal contra las nigerianas que asaltan violentamente a turistas en Punta Ballena (Magaluf), ha provocado que al menos una veintena de ellas se hayan trasladado a la Playa de Palma, derivando así el problema de una zona de la isla a otra.

Esta situación añade ahora más presión a las fuerzas de seguridad de Palma que tienen que hacer frente a un nuevo problema y que se suma a los que ya devoran la zona: peleas, riñas, menudeo, venta ambulante, borracheras, trileros y casi cien prostitutas que copan la calle.

Y todo ello, además, con un mundial de fútbol que empieza esta próxima semana.

Centenares de denuncias por robos con agresión

Las prostitutas nigerianas que actúan en Magaluf y que ahora han comenzado a hacerlo en Playa de Palma, son mujeres que acumulan más un centenar de denuncias por robos con violencia en los últimos dos años.

De hecho, aunque “hacen la calle”, no llegan a tener relaciones sexuales con clientes pues su verdadero objetivo es robar.

Actúan controladas por mafias nigerianas que diariamente las acompañan y las dejan sobre el terreno con apenas un botellín de agua y un bocadillo para toda la noche.

Su modus operandi es siempre el mismo: se despliegan en grupos y localizan a algún turista solitario y en estado ebrio. Una vez localizado, varias de ellas se acercan a él para proponerles sexo pero acaban por robarle cuanto pueden, usando una gran violencia a fin de amedrentar a la víctima y evitar, en lo posible, que tenga posibilidades de responder al ataque.

La repercusión mediática que tienen estas agresiones ha derivado en la creación de patrullas vecinales conformadas por vecinos y comerciantes de la zona que están hartos de la mala imagen que ello produce y de que espanten al turismo.

Así, las patrullas recorren Punta Ballena y cuando localizan a alguna de estas prostitutas les gritan, siguen y graban con el móvil para que se marchen.

Una situación que ha sido denunciada por varias de estas mujeres ante la Guardia Civil por un delito de acoso y que ha provocado que cinco personas hayan sido imputadas por dicho delito.

La Guardia Civil, por su parte, capea el temporal como puede y es consciente de los graves enfrentamientos -entre proxenetas y los componentes de estar patrullas- que puede saltar en cualquier momento por lo que ha avisado a estos últimos de que, de continuar en su actitud, podrían producirse detenciones.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.