Llorenç Huguet

El rector de la Universitat de les Illes Balears (UIB), Llorenç Huguet, propondrá al consejo de gobierno de la universidad retirar la distinción ‘honoris causa’ al científico Francisco Ayala si se confirman las acusaciones de acoso sexual que la Universidad de California Irving ha hecho públicas este viernes, según han confirmado fuentes de la UIB.

La próxima reunión del consejo de gobierno de la universidad balear tendrá lugar en la última semana de julio. Ayala (nacido en Madrid en 1934) fue investido ‘honoris causa’ el día 11 de Mayo de 2006.

Paralelamente, la universidad californiana ha obligado a dimitir al biólogo español de todos sus puestos en el centro, después de que una investigación interna comprobara la veracidad de una serie de demandas de acoso sexual, según ha informado la universidad.

La investigación comenzó en noviembre de 2017 y finalizó en mayo de 2018. Durante este periodo fueron entrevistados más de 60 testigos, además de las cuatro denunciantes de la Facultad de Ciencias Biológicas, la profesora Kathleen Treseder; la profesora Jessica Pratt, la vicedecana Benedicte Shipley y la estudiante Michelle Herrera.

El rector de la universidad, Howard Gillman, ha aplaudido en un comunicado la “valentía” de las denunciantes y se ha disculpado porque hayan experimentado un “comportamiento inadecuado” por parte de un miembro de la facultad. Así, ha señalado que el comportamiento del profesor Ayala “desafió” sus creencias fundamentales y fue “inconsistente” con las políticas de la universidad.

Ante esta situación, el biólogo español presentará su dimisión el próximo 1 de julio y se abstendrá de participar en futuras actividades universitarias.

Los asesores de diversidad de UCI proporcionarán a los estudiantes, el personal y la administración de la escuela servicios de asesoramiento y educación adicional relacionada con el acoso. Además, la universidad se ha comprometido a proporcionar un entorno en el que las ideas y el conocimiento “puedan prosperar sin temor al acoso, maltrato o represalias”.

En declaraciones a Europa Press, la UIB ha considerado “totalmente reprobables” los hechos que han provocado la expulsión de Ayala y ha insistido en que “el acoso sexual supone un atentado contra la dignidad de las personas” y eso, que “es totalmente inaceptable”, “no se puede tolerar”.

“La UIB rechaza cualquier práctica de este tipo en el contexto de las actividades laborales y académicas de la Universidad, con una clara expresión de tolerancia cero contra el acoso sexual en el ámbito universitario”, ha defendido el centro balear.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.