Los Veintiocho han adoptado este martes las primeras normas comunes para el uso de drones civiles de todos los tamaños en la Unión Europea con el objetivo de garantizar la seguridad, la privacidad y el medio ambiente.

La reforma introduce reglas “proporcionadas y basadas en el riesgo” para facilitar el crecimiento del sector de la aviación, hacerlo más competitivo e incentivar la innovación. “Estas normas asegurarán que volar siga siendo seguro incluso cuando nuestros cielos estén cada vez más ocupados”, ha señalado el ministro de Transporte búlgaro, Ivaylo Moskovski, que ostenta la Presidencia de turno de la UE.

La nueva normativa se basa en los principios básicos de “asegurar la seguridad, la privacidad, la protección de datos y del medio ambiente”. Según el texto aprobado, los operadores deben registrarse si sus drones son capaces de transferir más de 80 julios de energía cinética tras el impacto contra una persona.

Otros detalles de la regulación se acordarán en coordinación con la Agencia Europea para la Seguridad Aérea (EASA). Este paquete forma parte de la revisión de la regulación sobre la seguridad de la aviación en la UE que proporcionan un marco legal “equilibrado y efectivo” a la industria.

“Se ha establecido por primera vez a escala europea reglas para drones, garantizando un desarrollo seguro y un desarrollo limpio en los años venideros. La UE solo puede liderar a nivel global si tiene una regulación que se adapte a su propósito”, ha declarado la comisaria de Transporte, Violeta Bulc.

Esta normativa tendrá ahora que ser aprobada formalmente por el Consejo y el Parlamento Europeo y entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Boletín Oficial de la Unión Europea.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.