Un lector se ha puesto en contacto con Crónica Balear para denunciar el estado de la playa de Sa Ràpita (Campos), donde un manto de algas (posidonia) cubre la arena.

El lector expone que “además de lo que pagamos de aparcamiento…. el Ayuntamiento podría haber retirado las algas” y añade: “Ahora que estamos a tiempo, que alguien ponga remedio y no se carguen nuestra playa insignia de Mallorca”.

Lo cierto es que, por lo que puede apreciarse en las imágenes, parece bastante difícil encontrar un lugar donde poder extender la toalla para disfrutar de un día de playa. Además, la presencia de algas se combina con zonas en las que se han formado pequeños hoyos que acumulan agua y algas y, además de un el olor insoportable, proliferan los mosquitos.

No es la primera vez que las quejas vecinales respecto a este problema se producen. En años anteriores, las empresas dedicadas a la explotación de hamacas, sombrillas o chiringuitos ya protestaron por las pérdidas económicas que ello provoca, puesto que muchos usuarios prefieren acudir a otras playas.

Razonamientos que, sin embargo, entran en conflicto con diversos estudios que consideran que la posidonia que el mar deposita en las costas no debería ser retirada por cuanto ayudan a combatir la erosión del litoral.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.