La fiscalía alemana ha incluido al presidente de Audi, Rupert Stadler, entre los sospechosos acusados de fraude y publicidad falsa por el escándalo de las emisiones de vehículos diésel del grupo Volkswagen.

Este lunes, la fiscalía alemana ha registrado el apartamento de Stadler y ha asegurado que está investigando a 20 sospechosos, entre los cuales se encuentra el presidente de la compañía de los cuatro aros, así como otro miembro actual de la junta directiva.

“Desde el 20 de mayo de 2018, el presidente del consejo de administración de Audi, Rupert Stadler, así como un miembro más del consejo de administración son sospechosos”, ha explicado la fiscalía de Múnich.

Los fiscales alemanes han asegurado que todos los sospechosos están siendo investigados por presunto fraude y publicidad falsa y por su papel en ayudar a comercializar vehículos con software ilegal en el mercado europeo.

Por su parte, Audi ha afirmado que está cooperando por completo con los fiscales. En noviembre de 2015, la compañía admitió que sus motores diésel V6 de 3.0 litros estaban equipados con un dispositivo que se considera ilegal en Estados Unidos y que permitía a los automóviles evadir los límites de emisiones.

Además, el mes pasado la firma asumió haber descubierto problemas relacionados con las emisiones en otros 60.000 automóviles, lo que supuso un nuevo revés para Volkswagen más de dos años y medio después de que admitiera haber manipulado las pruebas de emisiones en Estados Unidos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.