Renata G., la mujer que este fin de semana mató a una adolescente en Sa Ràpita, cuando conducía en estado ebrio, ya vivió (en 2014) un episodio relacionado con el alcohol y a raíz del cual acabó detenida tras intentar huir de la Policía.

La mujer, de 44 años y nacionalidad polaca, fue detenida en diciembre en S’Estanyol. Ese día, Renata caminaba completamente borracha junto a otra mujer por la calzada de la Avenida Vía Mediterránea. Su estado era tal, que ambas tenían que agarrarse la una a la otra para no caer. Los miembros de una patrulla de la Policía Local de Llucmajor les advirtieron de que debían subirse a la acera o serían denunciadas, cosa que ambas mujeres hicieron.

Minutos después, y cuando los agentes acababan su recorrido y volvían sobre sus pasos, se cruzaron con un Volkswagen en cuyo interior iban las dos mujeres y con Renata al volante. Los agentes le dieron el alto pero la mujer se dio a la fuga, por lo que se inició una persecución que finalizó cuando los policías lograron bloquear con su propio automóvil al de la huida.

Según ha podido saber Crónica Balear, la mujer se enfrentó a los agentes y se encaró con ellos de forma chulesca y agresiva. Cuando le practicaron la prueba de alcoholemia, la mujer quintuplicó la tasa permitida para circular y, por todo ello, fue detenida. En 2015, un juzgado de Palma retiró  Renata el carné de conducir por un periodo de 10 meses.

Al parecer, la mujer era conocida en la zona de Sa Ràpita-S’Estanyol por sus habituales y violentas borracheras que llevaron, a más de un local, a prohibirle la entrada.

Este pasado domingo acabó con la vida de la joven Paula

La joven atropellada en Sa Ràpita, Paula Fornés, tenía 15 años y acababa de finalizar los estudios de secundaria en el colegio Es Liceu (Pont D’Inca).

Ese fin de semana se había desplazado hasta Sa Ràpita para disfrutar de la ‘Nit de Sant Joan’. Poco antes de las dos de la madrugada, y cuando se encontraba en el carril bici de la avenida Miramar, Renata la atropelló mortalmente.

Sin embargo, una vez más, la conductora se dio a la fuga aunque no logró su objetivo al ser interceptado su coche en un semáforo.

Y una vez más, Renata volvió a quintuplicar la tasa de alcoholemia permitida para circular. A su llegada al cuartel de la Policía Local de Campos –quienes se hicieron cargo de las investigaciones- , la mujer no era consciente si quiera de lo que acababa de hacer.

De hecho, durante su comparecencia judicial en Manacor, declaró que no recordaba nada de lo sucedido excepto que había estado bebiendo vino en la playa con unos amigos y que había dado un golpe.

Es Liceu, de duelo

Las muestras de dolor por la muerte de Paula se han sucedido durante estos días en el colegio de la joven: “Después de compartir muchos años de crecimiento en el centro, después de que Marc estudiase con nosotros y cuando Paula justo acababa su escolarización de secundaria para descubrir nuevos horizontes… queremos acompañar a Maria y a Biel en esto momentos tan díficiles. Es Liceu está con vosotros”, dice uno de los textos que puede leerse en su página web.

“Te recordaremos con inmenso amor, Paula. El oficio de maestro es enseñar, pero en este caso han sido los alumnos los que nos han dado una gran lección. El homenaje que prepararon de forma espontánea a su amiga Paula fue un bálsamo de consuelo para todos. Muchas gracias”, escriben los profesores como muestra de respeto al dolor sentido de sus compañeros.

“Paula, una estrella apagada con una historia a medias…” comienza un emotivo texto con el que se despedían de una joven a la que describen como feliz, sensible y de una gran belleza: “Nunca acabaría de decir cosas que nos ha enseñado y que hemos podido aprender de ella”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.