Foto: EUROPA PRESS

El presidente de Iberia, Luis Gallego, ha alertado hoy del “caos” que pueden ocasionar este verano en los aeropuertos las posibles huelgas de los controladores aéreos, ya no solo en Francia, sino ante una eventual huelga en España si finalmente se convocan los paros anunciados en el centro de control de Barcelona.

En declaraciones a los medios tras la ceremonia de entrega en Toulouse del primer A350-900 a la compañía española, Gallego ha mostrado su preocupación por el impacto de las continuas huelgas en Marsella, con multitud de cancelaciones y retrasos con afectación para las compañías y los pasajeros.

Gallego ha explicado que aunque el problema “más significativo” se concentra en Barcelona, dado que las huelgas en el centro de Marsella forman “un cuello de botella”, el impacto se está sufriendo también en Madrid, donde Iberia no está alcanzando los niveles de puntualidad registrados el pasado año.

“Si se comparan los retrasos en Madrid por control del tráfico aéreo del año pasado con los de ahora se han duplicado. En verano, cuando todo el mundo quiere viajar esto va a ocasionar un caos en los aeropuertos que es lo que estamos intentando evitar”, ha asegurado el presidente de Iberia.

Gallego ha revelado que las aerolíneas españolas que conforman IAG han mantenido ya un encuentro con el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para expresarle su preocupación por las huelgas de control en Francia –que afectan al 50% de los vuelos de Vueling–, y cuyo impacto se extiende a Madrid,

“Le hemos manifestado que estamos aquí para ayudar pero que tenemos un problema importante sobre la mesa a corto plazo, que tenemos que tratar de resolver. Y en verano, cuando todo el mundo quiere viajar esto va a ocasionar un caos en los aeropuertos que estamos intentando evitar”, ha afirmado Gallego.

LAS RESERVAS DE VERANO, EN LÍNEA CON LO ESPERADO.

Pese a estas circunstancias, Gallego ha afirmado que la compañía “no está apreciando una debilidad” en la demanda de billetes y que las reservas de cara al verano están en la línea de lo esperado, si bien ha recordado que Iberia no suelen detallar porcentajes de ocupación estimados.

Gallego tampoco se ha mostrado preocupado por que un aumento del precio del combustible pueda alterar el ritmo de crecimiento acelerado que Iberia quiere alcanzar, por lo que mantiene sus previsiones de aumentar un 8% su oferta anual.

No obstante, seguirá vigilando su evolución pues el alza del combustible, partida que supone un tercio de los costes de toda compañía, impacta en la cuenta de resultados. La llegada del A350-900, con un consumo un 25% de combustible, también contribuirá a menores costes y a ser más competitivos.

Finalmente, preguntado por una eventual subida de tarifas en los billetes ante el aumento del petróleo, Gallego ha apuntado que los precios los regula el propio mercado y que el alto grado de competencia actual explica que incluso bajen, pese al incremento del precio del combustible.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.