Un Mercedes volcado a la salida del Coll d’en Rabassa se ha convertido hoy en una auténtica pesadilla para los Servicios de Emergencia que han recibido un sin fin de llamadas informando de la presencia del mismo y de la posibilidad de que hubiera algún herido en su interior.

Lo cierto es que se trata de un vehículo de alquiler que ha sufrido un accidente sobre las cinco de la madrugada debido a que el conductor ha tomado la salida hacia el Coll creyendo que tomaba, en realidad, la del aeropuerto.

La diferencia es substancial pues la carretera describe una curva cerrada en la salida al Coll, cosa que no ocurre en la del aeropuerto, por lo que el vehículo ha entrado a una elevada velocidad y ha acabado por golpear contra varias señales, salirse de la vía y volcar.

El conductor, sin embargo, ha resultado ileso y cuando los sanitarios de una ambulancia le han querido reconocer, se ha negado a ello explicando que “él se encontraba muy bien y tenía que llegar a tiempo al aeropuerto para no perder su vuelo”.

Así, los agentes de la Guardia Civil -quienes se han hecho cargo del atestado- le han practicado la prueba de alcoholemia y, tras dar negativo, han dejado marchar al hombre.

Tras el accidente, se ha intentado contactar con la casa de alquiler para avisarles de lo ocurrido y explicarles que debían retirar el vehículo pero, al ser de madrugada, ha sido imposible contactar con alguien.

La Guardia Civil, por su parte, no ha procedido a retirar tampoco el coche debido a que ni obstaculizaba ni impedía la circulación.

Y todo ello ha derivado en eso; en que al ser una vía por la que pasan miles de coches a diario han sido numerosos los ciudadanos que han avisado a Emergencias “por si no tenían constancia de ello”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.