El denunciante del escándalo de filtración de datos de Cambridge Analytica, Christopher Whilie, ha asegurado en una audiencia en el Parlamento Europeo, que el resultado del referéndum sobre el Brexit hubiera sido diferente de no ser por el uso fraudulento de los datos de usuarios de Facebook por parte de la consultora.

Whilie ha desgranado ante los eurodiputados cómo la empresa para la que trabajaba financiaba campañas millonarias y creaba algoritmos diseñados específicamente para “explotar las debilidades de la gente y crear paranoia”. Así, según el informador, se influyó también en campañas de diversos líderes africanos.

Tras denunciar los movimientos de la consultora para compartir los datos de los usuarios con los principales líderes del Brexit, Facebook “borró virtualmente” su existencia y le reclamó su ordenador y sus notas personales. Whilie ha asegurado que son delitos en los que “se mueve mucho dinero y ha apelado a los eurodiputados presentes: “hay muchas cosas que se pueden hacer y empieza por ustedes”.

En la sala también ha estado el antiguo jefe de operaciones de Facebook, Sandy Parakilas, cuya misión era gestionar los datos de los usuarios y que denunció a la compañía al detectar irregularidades como la transferencia de la información a otras aplicaciones y plataformas. Este trasvase de datos no se limitaba al usuario individual, sino que se llegó a hacer extensible a todos sus amigos de la red social.

La clave, según Parakilas, es que los usuarios conozcan a qué están dando su consentimiento exactamente, facilitar a los ciudadanos la gestión de sus propios datos y favorecer a las pequeñas y medianas empresas, en lugar de dejarlo todo en manos de los monopolios. “Hay que alinear los intereses de los usuarios y los de las empresas”, ha asegurado el denunciante, que alaba la nueva normativa europea de protección de datos, aunque avisa: “el problema es muy complejo”.

La comisión de Libertades Civiles de la Eurocámara ha intentado arrojar luz sobre el caso de Cambridge Analytica y el papel de Facebook, dos semanas después de la comparecencia del fundador y CEO de la red social, Mark Zuckerberg, en la Conferencia de Presidentes del Parlamento Europeo.

Esta lunes también el equipo de Zuckerberg ha hecho llegar al Parlamento Europeo la segunda tanda de respuestas a las preguntas de los eurodiputados que quedaron pendientes. En ellas, el CEO de Facebook insiste en que no se hizo lo suficiente para prevenir “abusos contra su plataforma”, pero defiende que la inversión en personal y en desarrollo de inteligencia artificial les ha dotado de las herramientas para combatirlos.

Asimismo, ha reiterado como ya lo hizo en su comparecencia que no existe el riesgo cero en cuestiones de seguridad y se ha comprometido a aplicar a nivel global el reglamento europeo de protección de datos que entró en vigor el pasado 25 de mayo.

Esta ha sido la primera de tres audiencias sobre la ciberseguridad organizadas por la comisión de Libertades Civiles de la Eurocámara. Las siguientes están previstas para los próximos 25 de junio y el 2 de julio.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.