Foto: Reuters

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha denunciado este sábado que anoce ha echaron de un restaurante de Virginia por trabajar para el presidente estadounidense, Donald Trump.

“Anoche la dueña del restaurante Red Hen de Lexington, Virginia, me invitió a marcharme porque trabajo para el presidente de Estados Unidos y yo me marché educadamente”, ha explicado Sanders en su cuenta en Twitter.

“Sus acciones dicen más de ella que de mí. Siempre me esfuerzo por tratar bien, con respeto a la gente, incluidos quienes no están de acuerdo conmigo, y seguiré haciéndolo”, ha apostillado.

Ya han surgido las primeras críticas contra el restaurante por haber expulsado a Sanders a través de la página del local en Yelp. Esta misma semana la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, fue abucheada en un restaurante mexicano de Washington por la política migratoria de Trump. Nielsen se marchó del restaurante.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.