Foto: Reuters

Las autoridades de Venezuela han anunciado este miércoles la detención de once funcionarios de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) que trabajaban en una terminal en el noreste del país por “irregularidades” que afectaron el funcionamiento de empresas mixtas en la Franja del Orinoco.

El fiscal general del país, Tarek William Saab, ha acusado a los detenidos de llevar a cabo acciones de “sabotaje premeditado e intencionado” que provocaron pérdidas por valor de catorce millones de dólares (cerca de 12,1 millones de euros).

Así, ha detallado que en un primer caso los responsables cometieron una negligencia al planificar la descarga y distribución de nafta, mientras que en el segundo se cometieron “graves errores” en la carga de dos buques.

Saab ha recalcado que a los once detenidos les han sido imputados cargos por daños a la industria petrolera, peculado y asociación para delinquir, según ha informado la agencia estatal venezolana de noticias, AVN.

El presidente, Nicolás Maduro, expresó el pasado mes que PDVSA aumentaría la producción en un millón de barriles al día este año, así como que buscaría ayuda de Rusia, China y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) si fuera necesario.

La producción se ha derrumbado tras las sanciones de Estados Unidos y la crisis económica. Las exportaciones de crudo de PDVSA cayeron un 32% en la primera mitad de junio, comparado con mayo, de acuerdo a los informes internos de la compañía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.