Un carterista fue detenido ayer sobre las 19:00 horas tras sustraer un bolso en la playa de S’Arenal de Llucmajor y en cuyo interior había 6.000 euros.

Tres parejas argentinas, todos de edades en torno a los sesenta años, disfrutaban de un día de playa y habían decidido portar encima todo el dinero reunido para pasar sus vacaciones (6.000 euros) antes que dejarlo en el hotel en que se alojaban.

Durante la tarde, un individuo se colocó próximo a ellos sin que nadie del grupo le diera mayor importancia. Al fin y al cabo, el recién llegado parecía estar allí por la misma razón que ellos, disfrutar de la playa.

Sin embargo, se trataba de un conocido carterista de la zona que comenzó a vigilar las pertenencias de las parejas hasta que, en un despiste, consiguió hacerse con uno de los bolsos del grupo. Toda la escena fue observada por una persona que alertó de ello a una patrulla de la Policía Local de Llucmajor que pasaba en esos momentos por el lugar.

Se dio la circunstancia de que el ladrón contempló como el testigo hablaba con los agentes y le señalaba, por lo que abandonó la playa y se introdujo en una calle cercana a fin de intentar escapar.

Comenzó así una persecución que se prolongó varios minutos hasta que los policías consiguieron interceptar al caco y reducirlo tras un breve forcejeo.

La sorpresa de los agentes fue mayúscula al descubrir los 6.000 euros en el interior del bolso que devolvieron al grupo de turistas, quienes se deshicieron en halagos hacia los agentes y su trabajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.