La regidora de Bienestar y Derechos Sociales, Mercè Borràs, ha anunciado que el Ayuntamiento de Palma ha aprobado en la junta de gobierno la adjudicación a la empresa Vitrac Obra Publica SL las obras de derribo “de 45 viviendas y el tratamiento de residuos de Son Banya, por un importe de unos 413.438 euros”.

Así lo ha informado este miércoles en rueda de prensa Borràs, quien ha recordado que Cort prevé iniciar el derribo del poblado “en la primera quincena de julio”. En concreto, se trata del derribo de las viviendas afectadas por las órdenes judiciales de desalojo del poblado.

Según ha detallado la regidora, en los próximos 15 días se formalizará la firma del contrato y se reunirá “la comisión técnica y la comisión política integrada por representantes de todos los partidos políticos del Ayuntamiento para coordinar todo el proceso”.

Asimismo, el proceso de reinserción comenzará con las 17 familias vulnerables afectadas por las órdenes de desalojo que quieren salir voluntariamente del poblado. De este modo, se garantiza que, a medida que las viviendas de Son Banya sean desalojadas, éstas “serán derribadas inmediatamente para evitar nuevas ocupaciones, como ha pasado en otros casos”, ha añadido Borràs.

“Ahora trabajamos con las 17 familias que voluntariamente quieren salir de Son Banya; cada casa que quede abandonada, será derribada “, ha recalcado.

Por otro lado, la regidora ha recordado que en estos momentos el área de Bienestar y Derechos Sociales dispone de 15 viviendas -ocho del Ibavi y Patronato de la Vivienda; dos cedidas por entidades bancarias; dos del mercado libre y tres propiedades de tres familias ayudadas vía el catálogo de prestaciones para reformar viviendas-.

En esta línea, Borràs ha aprovechado para hacer “un llamamiento” a la ciudadanía a aportar viviendas vacías para que el Ayuntamiento pueda facilitarlas a las familias. “En total hay 28 familias interesadas en salir del poblado; por eso hacemos un llamamiento a familias e inmobiliarias de Palma que tengan casas disponibles para que las faciliten”, ha sostenido.

El resto de demoliciones, hasta llegar a los 45 afectados por las órdenes judiciales de desalojo, se llevarán a cabo en septiembre y se programarán de forma “escalonada y coordinada” entre juzgados y el Ayuntamiento en función de las posibilidades técnicas y de coordinación para que se lleven a cabo con las máximas garantías.

Finalmente, el programa de reinserción de Son Banya prevé que el poblado de Son Banya quede desmantelado en los próximos tres años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.