El administrador y la encargada de un club de alterne de Palma han aceptado este lunes una pena de un año y tres meses de cárcel cada uno, además de sendas multas de 1.200 euros, por no dar de alta en la Seguridad Social a un total de 18 empleadas.

Por estos hechos, se han reconocido culpables de un delito contra los derechos de los trabajadores en la vista previa que se ha celebrado esta mañana en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares, donde las defensas y la acusación han llegado a un acuerdo de conformidad.

También se les impone una inhabilitación temporal para ejercer actividades de industria y comercio. Se ha acordado la suspensión de la condena por tres años, con la condición de que los acusados se sometan a un programa especial durante ese tiempo.

Una actuación de la Inspección de Trabajo detectó en noviembre de 2015 esta irregularidad. De 21 empleadas, 18 no estaban dadas de alta, todas ellas extranjeras. El club se publicita como local de alterne y de chicas de compañía.

Mediante el acuerdo con Fiscalía los acusados han conseguido una rebaja importante de sus penas. Originalmente, la acusación pública pedía cuatro años de prisión y multas de 3.000 euros para cada uno.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.