Momento de la detención del fugitivo

Un hombre ha aceptado este miércoles penas que suman un año y nueve meses de cárcel por atropellar a tres peatones en Palma conduciendo drogado, huir del lugar del accidente y agredir a uno de los agentes que le detuvieron.

La Audiencia Provincial de Baleares ha acogido esta mañana el juicio en el que acusación y defensa han llegado a un acuerdo de conformidad, por el que el acusado ha reconocido los hechos.

En particular, se ha declarado culpable de delitos contra la seguridad del tráfico, lesiones por imprudencia grave, omisión del deber de socorro y desobediencia.

El acusado también ha sido condenado a pagar una multa de más de 1.000 euros y se le prohíbe conducir vehículos de motor durante tres años y medio. Además, deberá indemnizar con 93 euros a un agente de la Guardia Civil al que golpeó y con 3.300 euros a la compañía de coches de alquiler propietaria del vehículo.

Asimismo, los peatones atropellados han renunciado a reclamar indemnización porque fueron indemnizados por la compañía aseguradora del vehículo.

CONDUCÍA TRAS CONSUMIR COCAÍNA Y CANNABIS

El acusado, de 32 años de edad en el momento de los hechos, tiene numerosos antecedentes por violencia familiar, daños, quebrantamiento de condena, hurto y falsificación de documento público.

El atropello tuvo lugar sobre las 19.40 horas del 19 de enero de 2017, víspera de Sant Sebastià. El acusado conducía un coche de alquiler por la Avenida Portugal, en dirección a Plaza de España, después de haber consumido cannabis y cocaína.

A la altura de Vía Roma, el acusado se saltó un semáforo y atropelló a tres peatones que estaban cruzando. Uno de ellos sufrió policontusiones con afectación craneal, tendinitis y traumatismo pélvico y varias fracturas, por lo que requirió ingreso hospitalario y rehabilitación, a lo que se suman secuelas. Los otros dos sufrieron erosiones y contusiones.

El conductor huyó del lugar y continuó su marcha hasta la Avenida Gabriel Roca, donde estaba parado un coche policial en un semáforo. El conductor adelantó a los agentes a gran velocidad haciendo una ‘peineta’ y el coche policial encendió las luces indicándole que se detuviera.

El acusado hizo caso omiso y continuó conduciendo a gran velocidad saltándose cinco semáforos en rojo hasta que se incorporó a la autopista de Palmanova, donde un vehículo de la Guardia Civil que había recibido el aviso se sumó a la persecución.

Entonces, el conductor dio un volantazo y chocó contra el muro de cemento que separa la mediana. Salió del vehículo dando un puñetazo y una patada al vehículo policial diciendo: “Soy un capo, no sabes quién soy” y tuvo que ser reducido por la fuerza, momento en el que un guardia civil fue herido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.