Foto: Reuters

El líder de la junta militar de Tailandia, Prayuth Chan Ocha, ha visitado este viernes la cueva en la que desaparecieron el sábado doce niños de un equipo de fútbol amateur y su entrenador para ofrecer apoyo a los familiares que se encuentran en la zona.

Los miembros del equipo, doce niños de entre 11 y 16 años, y su entrenador, un joven de 25, se habrían quedado atrapados hace ya seis días en la cueva debido a las inundaciones registradas en la zona a causa de las lluvias torrenciales.

Un grupo de voluntarios, junto a varios equipos militares formados por más de 40 efectivos, se han desplazado hasta la zona, que se encuentra en el bosque de Tham Luang Khunnam Nang Non, ubicado en el distrito de Mae Sai, en la provincia de Chiang Rai.

“Cualquier cosa que podáis hacer, hacedla, el Gobierno lo respaldará”, ha indicado Prayuth. “No estoy preocupado por el trabajo del personal desplegado sino por el tiempo que ha pasado desde que se perdieron en la cueva”, ha manifestado.

“He venido a dar ánimos a todo el mundo”, ha añadido al dirigirse a los equipos de rescate, que han puesto en marcha la perforación de la cueva en un intento por facilitar el acceso a su interior.

“Fuimos capaces de perforar una de las partes”, ha explicado el gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osatanakorn.

EEUU Y REINO UNIDO SE SUMAN A LA BÚSQUEDA

A las labores de recate también se han sumado tres buzos británicos y 30 miembros del Comando del Pacífico de Estados Unidos (USPACOM), según ha informado el viceprimer ministro, Prawit Wongsuwan.

“El Comando del Pacífico de Estados Unidos (USPACOM) ha enviado a 30 miembros del personal con equipos para ayudar a penetrar las paredes de las cuevas”, ha afirmado Prawit.

Generalmente, los visitantes sólo pueden aventurarse unos 700 metros en el interior de la cueva. Las autoridades estiman que el grupo habría avanzado más allá de lo permitido.

Un hombre que se quedó atrapado en la cueva en 2002 junto a otros cuatro amigos ha asegurado que el interior de la gruta es un “laberinto” y que fue un milagro que todos consiguieran salir con vida.

“Son atletas. Son fuertes”, ha aseverado Prayuth después de reunirse con los familiares de los menores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.