El senador del PP José Ramón Bauzá ha difundido este lunes el documento de propuestas de la corriente liberal del PP de cara al Congreso, en el que plantea rebajas fiscales, reformar la ley electoral y eliminar la exigencia de lenguas cooficiales como requisito en el acceso a la función pública en cualquier parte de España.

El documento, coordinado junto al concejal del Ayuntamiento de Madrid Percival Manglano, ha sido previamente remitido a los candidatos a la presidencia del PP.

Entre otras propuestas, también piden investigar los crímenes de ETA sin resolver, medidas para combatir el nacionalismo y defender la libertad de expresión “frente a la censura de lo políticamente correcto”.

ACTUALIZAR EL CENSO Y CREAR OTRA FAES

El documento contiene también medidas de carácter interno, como la obligación de celebrar un próximo congreso “refundacional ideológico” antes de las siguientes generales, para “reforzar los principios y valores fijados en 1989 y parcheados desde entonces”. También reclama medidas para que los afiliados participen en las decisiones del partido.

Además, plantea actualizar el censo del partido cada enero con las personas que estén al corriente de pago. Precisamente el actual proceso de primarias en el PP va a obligar a ponerse al día a quien quiera votar en las primarias y la cifra realmente de personas inscritas y al corriente de pago resultará seguramente más baja de los 800.000 que se mencionan habitualmente.

El grupo que lidera Bauzá también plantea que el puesto la secretaría general del partido no se pueda compatibilizar con otro cargo y que se impulse una nueva fundación o entidad que promueva el debate de ideas. Tras la ruptura con la FAES de José María Aznar, “el PP ha quedado huérfano de un laboratorio político activo”, dicen los promotores de este documento.

COLCHÓN DE 24.000 MILLONES PARA REBAJAS FISCALES

El documento de Bauzá y Manglano propone una rebaja fiscal con el objetivo de “cubrir los gastos con los impuestos más bajos posibles”. Para ello, calculan que habría un “colchón” de unos 24.000 millones.

Dentro de este bloque, la corriente liberal plantea “el final de dos impuestos anacrónicos”, el Impuesto de Patrimonio y el de Sucesiones y Donaciones. La supresión del primero, que a su juicio “castiga el ahorro”, costaría 1.000 millones, y la del segundo unos 2.500 millones, según sus estimaciones.

Además, Bauzá defiende una “simplificación y modernización de los grandes impuestos”, el Impuesto sobre la Renta y el de Sociedades; bonificaciones para rebajar la tarifa mensual de autónomos; y reformar la legislación tributaria para que sea “más fácil y rentable” invertir en cultura.

MEDIDAS PARA COMBATIR EL NACIONALISMO

El ex presidente del Govern balear también ha incluido en este documento una serie de medidas dirigidas a combatir el nacionalismo. Esto incluiría una reforma de la ley electoral “en la que se incluyesen circunscripciones uninominales en las circunscripciones provinciales, de tal forma que su influencia se vea mermada por la posibilidad de segmentación del voto”.

También plantea la eliminación de la lengua cooficial como requisito en el acceso a la función pública en cualquier parte del Estado; garantizar por ley el aprendizaje del español en todo el territorio nacional; establecer una inspección educativa de carácter nacional “que haga efectivo el cumplimiento de la ley evitando casos de adoctrinamiento”; e implantar un control y ejercicio “exhaustivo” de las finanzas autonómicas y municipales, “con el fin de evitar el desvío de importantes partidas económicas a políticas que atenten contra la unidad de España”.

En cuanto al modelo territorial, aboga por una “necesaria clarificación competencial” y por una reforma del Senado de manera que adquiera preponderancia efectiva en aquellas cuestiones que afectan a los territorios.

REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA: DESPILFARRO PÚBLICO, NUEVO DELITO

Otro bloque del documento recoge medidas de regeneración democrática, como una reforma de la ley electoral en la que se revise el sistema de listas cerradas y bloqueadas.

También sugiere la tipificación del despilfarro público como nuevo delito; la compulsa obligatoria de todos los títulos acreditados en el currículum de los cargos orgánicos e institucionales; la creación de un portal de transparencia del PP; la derogación de la Ley de Memoria Histórica; una Ley de Protección de los Denunciantes de la Corrupción; y promoción de una “verdadera” independencia judicial.

Igualmente, reclama eliminar la “presunción de culpabilidad” en la vida política. En concreto, reivindica que si un cargo público es apartado temporalmente por una acusación penal, se defienda su inocencia. También esboza medidas “que evidencien de manera expresa quiénes han sido declarados inocentes tras un juicio”, como por ejemplo un sello en las noticias publicadas online para garantizar que el ciudadano así lo sepa.

Finalmente, en este bloque la corriente de Bauzá también pide una “defensa de la libertad de expresión frente a la censura de lo políticamente correcto”. “Al inicio del siglo XXI, ha sido el movimiento progresista el que con más ahínco ha pretendido imponer sus dogmas, censurando y persiguiendo a cualquiera que no opine como ‘debe'”, protestan, poniendo como ejemplo el boicot a charlas sobre Cervantes.

ESCLARECER LOS CRÍMENES DE ETA SIN RESOLVER

El documento difundido este lunes cuenta con un apartado dedicado exclusivamente al terrorismo de ETA. En este ámbito, considera que debe establecerse como “prioridad de la nación” el esclarecimiento de los crímenes sin resolver.

También reclama que el Estado garantice “el respeto y la protección de las víctimas del terrorismo frente a la manipulación de la historia”.

También en materia de lucha contra el terrorismo, los liberales del PP alertan de la amenaza del terrorismo yihadista y reivindican articular la política internacional teniendo en cuenta la “capital importancia” de colaboración con los países amigos, identificando como “el más importante de ellos”, los Estados Unidos.

Además, “la política internacional hay que considerarla totalmente unida a la de defensa”, inciden. “Ante la amenaza yihadista hay que dejar claro que estamos dispuestos a dar respuestas militares. Con todas las cautelas que se quieran, pero militares”, señalan.

Otras propuestas del documento presentado por Bauzá y Manglano son lograr una política de fronteras común contra la inmigración ilegal huyendo de “actitudes buenistas” o “xenófobas”; no “demonizar” la energía nuclear; “desfuncionarizar” el sistema sanitario; combatir la piratería; acabar con la sobrerregulación; y reducir el número de Universidades y el control político sobre las mismas, entre otras.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.