EP

El exsecretario de Difusión y Atención Ciudadana de la Generalitat y actual secretario de Comunicación del Govern, Antoni Molons, ha comparecido este jueves como investigado ante el titular del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona y se ha negado a declarar.

Fuentes consultadas han explicado que se ha acogido a su derecho a no contestar preguntas porque la investigación está abierta y prevé solicitar su comparecencia una vez concluya la instrucción, resaltando que ya declaró como testigo ante la Guardia Civil meses antes de ser detenido.

Molons fue detenido el pasado 15 de marzo por su supuesta participación en las campañas institucionales vinculadas al 1-O en un operativo de la Guardia Civil para indagar sobre la financiación de dicha consulta, y concretamente sobre los gastos que hizo la Generalitat en las campañas de promoción.

Durante la tarde también han declarado varios testigos en el juzgado, entre ellos un diseñador gráfico independiente, Enric Vidal, coordinador de acción política de ERC en Badalona, que ha explicado que quedó con un cargo del Govern que le dio un pen con el cartel de la campaña de las vías del tren para que lo llevara a varias imprentas y le dio un teléfono móvil con una tarjeta SIM para hacer las gestiones.

Fuentes judiciales han indicado que, en su declaración, Vidal ha explicado que la cita fue en un hotel de Barcelona y que el cargo se llamaba ‘Toni’, que después vio por la televisión, dando a entender que esa persona era Antoni Molons, pero sin llegar a confirmarlo.

El abogado de Vox que ejerce de acusación popular en el caso, Juan Cremades, ha valorado en declaraciones a los medios que con este testigo “ha quedado acreditado que la Generalitat buscaba valerse de terceras organizaciones e intermediarios para burlar la acción de la Justicia”.

“Ha quedado acreditado que estaba al tanto de todo y estaba detrás de todo ello”, ha insistido, ya que, según ha puntualizado, Vidal ha dicho que le dieron el móvil para hacer de intermediario entre la Generalitat y las empresas que hacían el reparto de publicidad y tenía prohibido usar su propio teléfono.

Sobre Molons, el abogado ha considerado que el hecho de no declarar es una estrategia de defensa pero que “las diligencias de la Guardia Civil le involucran directamente” y que creen acreditada su responsabilidad.

Durante la tarde también ha declarado en el juzgado un trabajador de la Conselleria de Trabajo que ha relatado que rechazó una factura de Unipost de 238.000 euros porque le pareció incorrecta, ya que era por un importe muy elevado que correspondía a un solo día.

INFORME GUARDIA CIVIL

Según un informe de la Guardia Civil, Molons ordenó directamente a Vidal que realizara un pedido de casi 1,3 millones de material publicitario con el logo del gobierno catalán promocionando la celebración del referéndum.

Estas diligencias, que obran en el sumario de la causa que investiga el juez Juan Antonio Ramírez Sunyer, recogen que el propio Vidal comunicó a las empresas encargadas de la cartelería que el pedido se realizaba a través de Òmnium Cultural, pero que se facturaría a la Generalitat entonces presidida por Carles Puigdemont.

De acuerdo con la declaración prestada por Vidal ante agentes de la Guardia Civil, Molons –a quien identifica como ‘Toni’– le llamó a principios del mes de septiembre y le comunicó el encargo, del que ya eran conocedoras las empresas gracias a la intermediación inicial de Aitor Sampere, entonces director creativo de Òmnium Cultural; para ello le facilitó directamente un USB con los archivos a redimensionar.

Sampere ha comparecido este jueves como testigo en el juzgado y se ha limitado a desvincular a Òmnium de las campañas del referéndum.

Según consta en el informe del Instituto Armado, Sampere realizó un pedido en nombre de Òmnium a través de un correo electrónico en el que solicitaba un presupuesto inicial de todo el material publicitario a distintas empresas: Marc Marti, Artyplan, Global Solutions 2014, Zukoy 5 y Encuadernaciones Rovira.

De los correos electrónicos intervenidos, los investigadores concluyen que Òmnium realizó un pedido de casi 1,3 millones de carteles y trípticos publicitarios del referéndum, lo cual tendría un coste de 61.879 euros entre la impresión y la distribución.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.