Un joven ha aceptado este jueves una pena de un año y medio de prisión y una multa de unos 1.000 euros por allanar una vivienda de Sóller con el objetivo de mantener relaciones con una chica.

En el juicio celebrado esta mañana en la Audiencia Provincial de Baleares, defensa y acusación han llegado a un acuerdo por el que el acusado ha reconocido los hechos y se ha declarado culpable de dos delitos de allanamiento.

También ha aceptado una orden de alejamiento de las víctimas por dos años. En caso de impago de multa tendrá que cumplir tres meses de privación de libertad.

El acusado allanó dos veces la misma vivienda. En la primera ocasión, en mayo de 2016, el acusado fue sorprendido por una de las residentes en su habitación. En este caso utilizó la fuerza para entrar en la casa.

Meses más tarde, volvió a entrar en la casa con intención de mantener relaciones sexuales con una chica, amiga de la hija de la propietaria de la casa, que estaba esa noche en el domicilio.

Para ello tuvo que romper una malla metálica, escalar hasta un voladizo situado a unos dos metros del suelo y romper el cristal de una ventana. Los moradores de la vivienda se despertaron sobresaltados por el ruido. La propietaria ha renunciado a la indemnización por los desperfectos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.