Foto: Reuters

El presidente sirio, Bashar al Assad, ha advertido este domingo que el Estado Islámico y el Frente Al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, intentarán reconstruir el Califato con el apoyo de Occidente.

“Es una amenaza religiosa con un apoyo político. No es algo espontáneo”, ha afirmado Al Assad en una entrevista con el canal de noticias ruso NTV. Para el mandatario sirio, los yihadistas “volverán porque las fuerzas occidentales les utilizan una y otra vez, aunque con nombres diferentes”.

“Les llaman terroristas hoy, pero les utilizan. Tal vez en diez años vayan a utilizarlos en otro lugar y bajo nombre diferente, pero no es más que un cambio de marca. Son una herramienta para Occidente”, ha argumentado.

Además, Al Assad ha subrayado que Siria ha destruido completamente su arsenal de armas químicas. “Hemos eliminado plenamente las armas químicas (…). No las tenemos en Siria desde 2013”, ha asegurado Al Assad en la entrevista con NTV.

El presidente sirio también se ha referido a la evolución de la guerra, centrada ahora en los últimos reductos de la insurgencia en el sur del país, pero también se ha referido al norte, controlado por los rebeldes afines a Turquía y por las milicias de las Fuerzas Democráticas Sirias, una coalición kurdo-árabe apoyada por Estados Unidos.

Al Assad ha planteado dos vías para que poner fin a la insurgencia en el norte: la reconciliación o el enfrentamiento. En cuanto a la primera ha destacado que ha funcionado ya en algunas regiones del norte del país. “La segunda vía es atacar a los terroristas. Si no se rinden y no aceptan la reconciliación, vamos a combatir contra ellos y recuperaremos el control por la fuerza. Esto, está claro, no es la mejor variante para nosotros, pero es el único modo para restablecer el control sobre el país”, ha argumentado.

TODO EL NORTE DE SIRIA ESTÁ “BAJO CONTROL DE ESTADOS UNIDOS”

Al Assad ha subrayado que fue Estados Unidos quien planteó a Turquía intervenir en el norte de Siria “para crear de nuevo el caos”. “Todos estos territorios se encuentran bajo el control de Estados Unidos y de nadie más”, ha destacado.

En cuanto a su futuro político, el mandatario sirio ha señalado que no ha decidido aún si se presentará a la reelección en 2021, fecha prevista para los próximos comicios presidenciales. “Todavía faltan tres años para 2021. ¿Estarían dispuestos los sirios a aceptar como presidente a la misma persona? En el caso de que no, ¿qué ganaría yo con la Presidencia? No tendría éxito ni podría ofrecer nada a mi país, así que me negaría. Y en el supuesto de que sí, me lo pensaría, pero aún es pronto para eso, tenemos tres años por delante”, ha indicado.

Al Assad se ha referido también a una posible reforma de la Constitución. “No incumbe al presidente ni al gobierno sino al pueblo sirio, se requiere un referéndum nacional si aspiramos a implementar algunos cambios”, ha explicado. “Si el pueblo avala la nueva Constitución en un plebiscito, se adoptará desde luego, pero no porque lo quiera la ONU o una nación extranjera. Será la decisión de los sirios”, ha apostillado.

Además, se ha referido al proceso de reconstrucción tras el futuro fin de las hostilidades y después de siete años de guerra. En ese sentido, Al Assad ha descartado la participación de Occidente en la reconstrucción del país y ha afirmado que la advertencia de Estados Unidos y sus aliados de que “no concederán un céntimo” mientras él continúe en el poder, “es la mejor declaración que Occidente ha hecho en lo que dura la guerra”.

“No van a participar en la restauración de Siria sencillamente porque no les dejaremos”, ha aseverado. “Occidente ignora la noción de honestidad. Nunca da, solo toma”, ha apostillado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.