Una mujer ha aceptado dos años de cárcel por intentar sobornar a dos guardias civiles que le intervinieron gran cantidad de material –bolsos, carteras y cinturones– de marca falsificada que vendía en dos establecimientos comerciales del Bulevar de Peguera, los cuales explotaba junto a sus dos hijos. Estos también han sido condenados a seis meses de cárcel cada uno por vender este tipo de material.

La madre ha sido condenada por un delito de cohecho –soborno– y uno contra la propiedad industrial, por los que ha aceptado un año y seis meses de cárcel por el primero y seis meses por el segundo, y a los hijos –de 24 años, ella y 28 él, en el momento de los hechos– se les condena por sendos delitos contra la propiedad industrial.

Cabe resaltar que el día en que se realizó la intervención policial –el 14 de abril de 2016– se les decomisó un total de 127.665 euros y que los tres condenados han aceptado pagar una multa de 9.000 euros, que les quede intervenida una cantidad de 15.000 euros y que se destruyan todos los objetos de procedencia ilícita.

Según el escrito del Ministerio Fiscal, la madre, para evitar perder el dinero y el material y que los agentes no incoaran diligencias, ofreció a los dos agentes un sobre con dinero para llegar a un trato y así “solucionar el asunto”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.