Una mujer, que estaba recluida en el Centro Penitenciario de Palma, ha aceptado este lunes una pena de dos años de cárcel por abusar sexualmente de su compañera de celda mientras estaba dormida.

Durante el juicio, que ha tenido lugar en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma, la mujer ha reconocido los hechos que tuvieron lugar en agosto de 2016.

La procesada, C.H.P. de 35 años, ha reconocido que con ánimo libidinoso le hizo tocamientos por el pecho y la vagina a su compañera llegando a introducirle los dedos en la vagina.

La pena ha sido reducida a dos años de cárcel –la Fiscalía pedía siete años de cárcel, inicialmente– ya que la mujer ha pagado un total de 1.500 euros en concepto de responsabilidad civil.

La condena ha sido suspendida, tal como ha explicado su abogado, debido a su “esfuerzo de resocialización” y a cambio del seguimiento de “una pautas” fijadas por los centros en los que se encuentra.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.