El actor Willy Toledo ha expresado este martes su apoyo al rapero Josep Miquel Arenas, conocido como ‘Valtonyc’, y a todos los que están “sufriendo el repugnante acoso policial y judicial por el simple hecho de ejercer su libertad de expresión”.

Así se ha expresado Toledo durante una rueda de prensa organizada en el centro pastoral Carlos Borromeo de Madrid, después de que una persona del público haya recordado al rapero mallorquín, condenado por la Audiencia Nacional por amenazas, enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

Durante la rueda, Javier Bardem ha mostrado su apoyo a Willy Toledo, imputado por un delito de ofensas religiosas, durante una rueda de prensa organizada por los intérpretes en el centro pastoral Carlos Borromeo de Madrid. “Que eso se pueda penar con cárcel es un retroceso que nos lleva a la época del franquismo”, ha asegurado.

Junto a otros compañeros de profesión, Bardem ha admitido no compartir “la forma” de los comentarios de Willy Toledo pero sí la defensa del derecho a la libertad de expresión que “se ha puesto en peligro”.

“Estoy aquí para apoyar el fondo de la cuestión. Quizá en la forma no estoy de acuerdo, cómo Willy pudo decir lo que dijo, pero sí en el fondo, lo que se está poniendo en tela de juicio, el hecho de condenar una expresión de una opinión”, ha opinado.

Toledo estaba citado para declarar ante el Juzgado número 11 de Madrid este martes y Toledo había decidido no acudir, arriesgándose a ser detenido, pero finalmente ha sido suspendida y pospuesta para el 28 de junio. El actor ha explicado que si no tenía intención de comparecer este martes ante el juez es porque no ha “cometido ningún delito”.

En todo caso, ha asegurado que si tiene que ir a prisión, irá, ha defendido que no ha cometido ningún delito y ha pedido que se derogue el artículo 525 del Código Penal, que contempla pena de prisión para los delitos contra los sentimientos religiosos.

“Por supuesto, que sería capaz de ir a prisión por defender mis ideas, por desobedecer leyes injustas, por ser yo mismo. Si hay que ir a prisión, iré por supuesto. La cárcel no me asusta, lo que me asusta es mi silencio”, ha asegurado. El abogado del actor ha indicado que el delito del que le acusan conllevaría pena de multa pero ha precisado que si no se paga, podría ir a prisión.

Tampoco sabe si comparecerá en junio porque se confiesa como “una persona muy de prontos”. Si bien, lo que tiene claro es que seguirá luchando para que se derogue el artículo del Código Penal que castiga el delito contra las ofensas religiosas porque, a su parecer, la sociedad está sufriendo “un auténtico retroceso en derechos y libertades”.

Además, ha afirmado que con sus comentarios en su perfil de Facebook no pretendía “ofender a nadie” aunque entiende que habrá personas que no coincidan con sus opiniones. En cualquier caso, ha afirmado que él no siente odio hacia los curas. “Nada más lejos”, ha apostillado.

A su juicio, esta “ofensiva contra la libertad de expresión” en estos momentos se debe a una “malísima gestionada transición” con “franquistas que han permanecido intocables”.

La rueda de prensa en el centro pastoral Carlos Borromeo había sido desautorizada por el arzobispado de Madrid pero el sacerdote responsable del centro, Javier Baeza, ha decidido celebrarla porque considera que no podían “callar” frente a la “persecución de sectores muy conservadores” contra la libertad de expresión.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN “EN PELIGRO”

“La asamblea de la parroquia decidió acoger esta rueda de prensa porque Willy participa habitualmente en muchas actividades y socialmente nos parece que no podemos callar ante una persecución de la opinión aunque sea disidente, beligerante o aunque pueda no gustarnos el marco”, ha indicado.

Baeza ha señalado en declaraciones a Europa Press que les habían llamado desde el Arzobispado para comunicarles su desautorización para celebrar este acto pero ha explicado que ha sido “prematuro” y ya lo tenían todo preparado por lo que han seguido adelante con la convocatoria.

SORPRENDIDOS POR LA DESAUTORIZACIÓN DEL OBISPO

En todo caso, aunque comprende “los miedos”, se ha mostrado “sorprendido” por esta llamada de atención. “Nos sorprende que el arzobispado de Madrid se entretenga en suspender esta expresión y que luego otras acciones como es utilizar la Catedral de la Almudena para recibir a unos deportistas parece que eso no pasa nada”, ha lamentado.

Además, no teme que la celebración del acto le cause algún problema porque, para el sacerdote “los problemas” son los del refugiado que ha acudido este martes a la San Carlos Borromeo o los de la familia desahuciada a la que hay que buscar alojamiento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.