LAPRESSE - D'ALBERTO / FERRARI / PAOLONE / ALPOZZ

El ciclista italiano Elia Viviani (Quick-Step Floors) ganó este miércoles la decimoséptima etapa del Giro de Italia, disputada entre Riva del Garda e Iseo sobre 155 kilómetros, para sumar en un sprint sobre mojado su cuarto triunfo en esta ‘corsa rosa’, mientras que Simon Yates (Mitchelton-Scott), sin cambios en la general, sigue como líder.

Viviani volvió a ser el más fuerte de un sprint en el que su equipo le situó bien en cabeza, para salvar unas últimas curvas complicadas por el agua que había en la calzada, y luego tiró de piernas y de su táctica de coger la mejor rueda para sumar su ‘póker’ en esta ‘corsa rosa’, superando a Sam Bennett (Bora) y Niccolo Bonifazio (Bahrain-Merida).

En una etapa muy rápida, con casi 45 kilómetros por hora de media, no fue para nada una transición entre la contrarreloj del martes, ganada por Rohan Dennis (BMC), y la montaña que viene a partir de este jueves. Hubo varias fugas, todas ellas neutralizadas, y sustos incluso para el ganador.

El alto ritmo y una primera parte de la etapa con varios repechos propició que Viviani se quedara descolgado y que tuviera que pelear, con la ayuda de sus compañeros, por reengancharse al gran grupo. Lo logró, aunque el esfuerzo se repitió cuando pinchó casi a 50 kilómetros para la meta en Iseo.

Tanto el LottoNL-Jumbo como el Bora-Hansgrohe trabajaron toda la jornada para acabar con los intentos de escapada, así como el Mitchelton-Scott del líder. Y poco se vio por la cabeza del pelotón al Quick-Step Floors, pero fue Viviani quien volvió a ser el más fuerte y dio otra alegría a su equipo.

Bennett (Bora) estuvo a punto de remontar, pero empezó el sprint demasiado alejado y le faltaron unos metros para poder ganarle el pulso a Viviani, que esta vez le cogió la rueda a Van Poppel para finalmente pasarle, por el centro de la carretera, y alzar cuatro dedos al aire señalando sus triunfos en lo que va de Giro. Una victoria con la que todavía logra más margen para la ‘maglia ciclamino’.

En la penúltima opción de llegada al sprint, pues solo quedará la última en Roma, hubo serios intentos de fuga. La reputación y calidad de Luis León Sánchez (Astana), Alessandro De Marchi (BMC) o Wouter Poels (Sky) no ayudó a que el pelotón diera margen a una fuga que llegó a ser de ocho integrantes, y finalmente el italiano y el español –últimos supervivientes– fueron cazados a 12 kilómetros de meta.

Lo intentaron también Gianluca Brambilla (Trek), Robert Gesink (LottoNL-Jumbo), Cesare Benedetti (Bora), Zdenek Stybar (Quick-Step Floors) y Sergio Luis Henao (Sky) a 9 de meta, pero el pelotón ya no dio margen. Tampoco al último ‘suicida’, el holandés Maurits Lammertink (Katusha), cazado 2,5 kilómetros después de su intento de fuga.

Este jueves, tras la jornada de descanso del lunes, la ‘crono’ del martes y esta rápida jornada de caza, vuelve la montaña al Giro de Italia en la decimoctava etapa, que se disputará entre Abbiategrasso y Prato Nevoso sobre 196 kilómetros. Una etapa casi llana hasta el kilómetro 140, cuando el Novello (4ª) dará aviso de que estará por llegar el final en alto en el poderoso Prato Nevoso (1ª), un puerto de 13,9 kilómetros al 6,9% de pendiente media y rampas de más del 10%.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.