Foto: Reuters

Unos ‘hackers’ han robado cientos de millones de pesos de bancos mexicanos al crear órdenes fantasmas que transfirieron fondos a cuentas falsas y que fueron retirados rápidamente, según han informado dos fuentes cercanas a la investigación.

Los piratas informáticos enviaron las órdenes para mover una suma de pesos que van desde decenas de miles hasta cientos de miles de pesos, desde bancos como Banorte en las últimas semanas a cuentas falsas en otras entidades bancarias, cuyos cómplices vaciaron a través de retiros de efectivo en docenas de sucursales, según han explicado las fuentes.

Una de las fuentes ha asegurado que los delincuentes robaron más de 300 millones de pesos (alrededor 12,5 millones de euros), mientras que el diario ‘El Financiero’ ha informado de que habrían sido unos 400 millones de pesos, citando a una fuente anónima.

La directora del Sistema de Pagos del Banco de México, Lorenza Martínez, afirmó a Reuters este viernes que cinco grupos financieros mexicanos se vieron afectados por “transferencias no autorizadas”, pero se abstuvo de definir el incidente como un ataque cibernético.

Las transferencias interbancarias comenzaron a sufrir retrasos desde finales de abril, alimentando las preocupaciones de que la segunda mayor economía de América Latina podría ser la última víctima en una ola global de ataques cibernéticos.

Más tarde el jefe del Banco de México, Alejandro Díaz de León, aseveró que no había elementos para decir que “esto (el robo cibernético) había terminado” y agregó que están tomando “acciones correctivas y mitigantes”.

El gobernador ha precisado que fue un ataque importante del cual “por lo menos en sistema de pagos no teníamos antecedentes”. Díaz de León ha preferido omitir la cantidad de bancos afectados, la suma del robo y si éste se habría perpetrado desde México o fuera del país.

“Todo apunta a que fue un ciberataque del exterior de las instituciones, que perpetraron al interior de este sistema”, ha precisado en una entrevista radiofónica.

Además ha añadido que posiblemente tendrían información amplia de lo que ocurrió en unas tres semanas.

Los ‘hackers’ podrían haber recibido ayuda desde dentro de los bancos, ya que estas grandes extracciones de efectivo no son comunes, según una de las fuentes.

“En términos de la seguridad de las oficinas del banco, creo que eso es parte del análisis que está haciendo cada banco”, comentó Martínez en la entrevista del viernes.

El banco central y los grupos financieros han dicho que hasta el momento ningún cliente se ha visto afectado. Martínez señaló que las transferencias afectaron a las cuentas de las instituciones financieras en el banco central.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.