La Policía Local de Calvià localizó este fin de semana a cuatro menores en el interior de un salón de juegos de Santa Ponça, de los cuales tres estaban jugando a la ruleta electrónica, lo que supuso la inmediata denuncia al empresario por una infracción muy grave.

Los agentes remitieron el acta a la Dirección general de Comercio y Empresa de la Conselleria para que estudie el caso por el que la empresa podría ser sancionada con una multa que oscila entre los 30.001 hasta 450.000 euros.

Además, al ser una infracción muy grave, y dependiendo de otras circunstancias, se podría aplicar el artículo 33 de la citada Ley y revocar las autorizaciones obtenidas por la persona infractora o incluso el cierre o clausura definitiva del local.

En los últimos meses, la Policía Local ha realizado un seguimiento exhaustivo de la actividad que se realiza en los 12 salones de apuestas censados como salones de juego por la Conselleria de Treball, Comerç i Indústria de les Illes Balears y que aparecen en su web. Precisamente, el consistorio calvianer está trabajando de manera coordinada con dicha Conselleria.

Uno de los objetivos de este seguimiento es, justamente, vigilar que se cumpla la prohibición de entrada a menores a los locales así como el respeto a los horarios legalmente establecidos (en Calvià, desde las 12 del mediodía hasta las 4 de la madrugada).

Durante el mes de febrero, los agentes de la Policía Local de Calvià redactaron 6 actas de denuncia por incumplimiento de los horarios de cierre (hay que señalar que, en estos casos, la multa es de 1.000€ si el incumplimiento es de menos de una hora y, de 3.000€, si el incumplimiento es superior a una hora). Una de las medidas que estudia el consistorio de Calvià es la posibilidad de acortar los horarios en este tipo de locales, tanto de apertura como de cierre.

También en febrero se localizaron tres menores en el interior de un salón de apuestas de Palmanova y que, igualmente, fue sancionada. Además, se informó a los responsables de la Conselleria competente de que había un posible incumplimiento de las condiciones de apertura y funcionamiento de un salón de apuestas de la urbanización de Palmanova, en concreto por no cumplir la distancia reglamentaria de 100 metros con un parque infantil.

Por otra parte, la Policía Nacional precintó a finales del mes de abril un local de juegos situado en la calle Punta Ballena de Magaluf, ya que se pudo demostrar que la información aportada a la Conselleria de Treball, Comerç i Indústria de les Illes Balears para conseguir la autorización pertinente no se ajustaba a la realidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.