EP

La auxiliar de enfermería del Hospital Carlos III de Madrid Teresa Romero, de origen gallego, ha recordado que se contagió con el virus del ébola pese a hacer “lo que tenía que hacer en su día”, al tiempo que ha lamentado que “desafortunadamente” se contagió. “Y no se me trató muy bien”, ha reprochado.

Romero ha subrayado que descarta volver a formar parte del “grupo de enfermedades infecciosas” de ese hospital madrileño, que es referente en este tipo de enfermedades, y donde contrajo el ébola hace cuatro años (en 2014).

Teresa Romero, con vínculos en el municipio lucense de Becerreá donde fue declarada hija adoptiva, volvió al trabajo en ese mismo hospital hace dos años. “Estoy bien”, ha insistido tras su experiencia.

La trabajadora sanitaria asegura que “no” le han quedado “secuelas importantes”. “Afortunadamente me he podido recuperar bien”, ha enfatizado Romero, que siempre que puede visita Becerreá, cuando “no” tiene trabajo. “Cuando no tengo trabajo siempre voy”, ha abundado.

Años después de su contagio, vuelve a hablarse de la enfermedad tras alertar la Organización Mundial de la Salud (OMS) de un nuevo brote en el noroeste del Congo, con casi una veintena de fallecidos.

Romero ha confirmado que “ya no” forma parte del grupo de personal “para enfermedades infecciosas” del Hospital Carlos III.

“No estoy en el grupo, me desvinculé del grupo de enfermedades de alto riesgo. Ya no pienso en eso, también de lo que tenía que hacer en su día”, ha comentado Romero.

Asimismo, la auxiliar esgrime que en su día, cuando se contaminó con este virus al atender a otros afectados, hizo “lo que tenía que hacer”. “Y desafortunadamente me contagié y no se me trató muy bien”, ha reiterado.

“DIJE NUNCA MÁS”

“A partir de ahí dije nunca más (a volver a trabajar en infecciosos)”, ha admitido, al tiempo que ha afirmado que el trato “no” fue todo lo positivo que ella quisiera por parte de las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid.

En esta línea, Teresa Romero ha ahondando en que la Administración madrileña “no se portó bien”. “Todo lo contrario, yo creo que incluso me trataron de culpabilizar, yo lo he vivido así”, ha lamentado.

Sobre los avances para frenar el ébola, la auxiliar de enfermería ha comentado que se “está experimentado”, al tiempo que ha apuntado que “hay una vacuna que está en fase experimental y que se está poniendo en caso de sospecha en contacto con el virus”.

Finalmente, Romero celebra que “estén un poco más preparados” en el hospital madrileño para hacer frente a la enfermedad asociada a dicho virus. “En cuanto a preparación, nosotros estamos haciendo el esfuerzo de prepararnos en el hospital. Sí estamos un poco más preparados que en 2014”, ha sentenciado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.