EP

La expresidenta del Rayo Vallecano Teresa Rivero ha negado este lunes haber defraudado cerca de seis millones de euros a la Hacienda Pública entre 2005 y 2008 al afirmar que solo iba a los partidos y a las cenas de las peñas, desconociendo todos los asuntos relacionados con la Administración y los temas fiscales.

La viuda de José María Ruiz-Mateos, fallecido en 2015 y con quien tuvo 13 hijos, se ha sentado en el banquillo de los acusados junto a dos de sus hijos Álvaro y Francisco Javier –ambos en prisión provisional por otras causas–. También están acusados Jesús Fraile Delgado (gerente) y Gema Barrasa Soto.

El fiscal solicita trece años y 9 meses de prisión para Rivero. Las penas que se solicitan suman un total de 13 años y 9 meses de prisión al tratarse de 8 delitos fiscales y pidiendo en 5 de los delitos imputados, la pena mínima prevista en el Código Penal y en los otros 3 restantes penas muy próximas al umbral más bajo.

En su declaración, la expresidenta del Rayo ha manifestado que en su etapa como presidenta “no hacía nada de Administración”, limitándose a ir a los partidos y a cenar con las peñas. “No firmaba nada porque era un cargo honorífico. Confiaba totalmente en mi marido. Me propuse ser presidenta y me dijo que solo tenía que ir a los partidos. Yo le quise ayudar”, ha explicado, insistiendo en que ella no llevaba los asuntos fiscales.

Su hijo Francisco Javier también ha negado haber tenido intervención en el impago a la Hacienda Pública, manifestando que no era apoderado ni administrador del Rayo y que incluso en la época en la que se le acusa no estaba ni siquiera en Madrid. De igual modo, se ha manifestado su otro hijo Álvaro.

Recientemente, Teresa Rivero y sus hijos fueron juzgados por un tema similar. En esta ocasión, por defraudar 10,8 millones de euros a la Hacienda Pública en los ejercicios de 2009, 2010 y 2011.

HECHOS OBJETO DEL JUICIO

Según el fiscal, fueron los acusados “quiénes de común acuerdo y despreciando conscientemente las responsabilidades que podrían originar su designación e intervención y asumiendo las consecuencias de las decisiones que aceptaron, articularon los mecanismos necesarios para procurarse un ahorro fiscal ilícito eludiendo consciente y voluntariamente el pago de tributos”.

Teresa Rivero ostentaba en aquella época la condición de presidenta del Rayo Vallecano, Gema Barrasa asumió la condición de secretaría del Consejo de Administración, Jesús Fraile de apoderado, consejero y gerente y Francisco Javier Ruiz Mateos así como Alvaro Ruiz Mateos, gestores de hecho efectivos de la sociedad, todos ellos eludieron el pago a Hacienda entre los años 2005 a 2008.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.