La delegada del Gobierno en Baleares, Maria Salom, ha asegurado este jueves que la presidenta del Govern, Francina Armengol, ha “sobredimensionado” el nacionalismo y el catalán en Baleares y ha defendido ser “tanto o más” mallorquina que los miembros de MÉS que le acusan de no serlo.

Asimismo, en un acto de exhibición de la Policía Nacional, Salom ha insistido en que su obligación es “hacer cumplir la ley”, tanto en materia de política lingüística como en otras cuestiones como la carrera profesional.

La delegada del Gobierno ha incidido en que estas cuestiones han cobrado mayor relevancia en estos momentos debido al “lío monumental” formado por el congreso de MÉS. “Han intentado elevar estos temas para desviar la atención”, ha añadido.

Igualmente, Salom ha asegurado que fue Armengol quien consintió que partidos como MÉS tengan ahora la Alcaldía de Palma “cuando no les correspondería por número de votos”. “Armengol es un poco radical y tiene obsesión con todo lo relacionado con el catalán”, ha señalado.

Respecto a las declaraciones del alcalde de Palma, Antoni Noguera, sobre si él es “buen mallorquín” y ella “mala mallorquina”, la delegada del Gobierno ha apuntado que entrar en esa dinámica “es peligroso”.

¿Es mejor mallorquín él por defender el catalán y estar muy cómodo con los ‘Països Catalans’ o yo que defiendo el mallorquín, mi tierra, mis costumbres y la ley?”, ha preguntado la delegada del Gobierno.

AYUDAS AL CATALÁN

Sobre la línea de ayudas para los rótulos en catalán o que empresas tengan más puntos en Cort si sus escritos son en catalán, la delegada del Gobierno ha recordado que “la ley dice que no puede haber prevalencia de un idioma sobre otro”.

“Yo como delegada del Gobierno procuro hacer mi trabajo, lo que me han mandado como delegada del Gobierno. Esto es cumplir la ley y hacer cumplir la ley, la Constitución y el Estatuto de Autonomía.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.