El juez ha ordenado el ingreso en prisión de los dos hombres que este pasado martes se atrincheraron en Palma tras agredir a un policía judicial. Ambos acusados habían llegado sobre las 9:30 a los Juzgados de Vía Alemania para comparecer ante el juez.

En su declaración, los acusado han negado que se produjera agresión alguna y han afirmado que las heridas del policía se las pudo causar él mismo con una cadena.

Sin embargo, sí han reconocido que hubo un forcejeo con el agente.

Hay que recordar que ambos se atrincheraron en la casa (en la urbanización Can Enric) después de golpear con una barra de hierro en la cabeza a un agente de la policía judicial que iba a entregarles una notificación.

El agredido tuvo que ser trasladado hasta un hospital pues presentaba una herida abierta por la que sangraba profusamente. Mientras tanto, más de medio centenar de policías se concentraban en la zona y procedían a rodear la casa a la espera de acontecimientos. Un helicóptero se sumó también a la operación.

Una testigo explicó a Crónica Balear que la Policía había ido alejando a la gente “ante la posibilidad de que pudiera producirse un tiroteo”.
Vecinos “muy conflictivos”

En realidad, se desconocía si las dos personas atrincheradas portaban armas aunque se tenía constancia que el padre, por ejemplo, había estado en prisión. Los vecinos informaron también que eran muy conflictivos y que tenían un perro de raza Pit Bull “muy agresivo y al que suelen dejar libre por la barriada sin bozal”.

La pareja se negó a entregarse en todo momento por lo que, finalmente, se obtuvo una autorización judicial para entrar en la casa y proceder así a su detención.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.