El conseller de Trabajo, Comercio e Industria, Iago Negueruela, ha afirmado este jueves que el Govern “asume” que existe “un problema de siniestralidad laboral en Baleares” y ha culpado al PP de “desmantelar” el servicio de prevención de la Comunidad Autónoma.

“No se puede revertir la tendencia de la accidentalidad de un día para otro”, ha advertido el conseller durante una comparecencia en la Comisión de Economía del Parlament, donde ha indicado que aunque la siniestralidad es “muy alta”, se empieza a “notar una tendencia a la estabilización de su crecimiento”. Con todo, “estos datos no son para sentirse satisfecho”, ha añadido.

El conseller ha comparecido en la comisión a iniciativa propia tras comprometerse a ello durante una interpelación por parte del PP. Negueruela ha recordado los datos de siniestralidad laboral del año 2017, que reflejaban una tasa de siniestralidad -número de accidentes en relación al número de trabajadores- de 4.970 puntos.

“Lo he dicho antes y lo repito cuantas veces haga falta, este Govern y este conseller asume que tenemos un problema de siniestralidad en Baleares, pero no nos rendiremos y seguiremos combatiendo”, ha declarado.

Negueruela ha apuntado que pese a los elevados índices de siniestralidad, el año pasado se registró el menor incremento en la tasa de accidentes en los últimos cinco años, un 2,08 por ciento superior a 2016.

La tasa ha ido creciendo desde 2012, con una subida del 17,4 por ciento entre ese año y 2015, “un periodo en el que se registró una verdadera dejadez de funciones, con la supresión de buena parte de los técnicos de salud laboral de la Conselleria”, según el conseller.

El crecimiento ha sido del 9 por ciento entre 2015 y 2017, por lo que Negueruela ha defendido que “el cambio de tendencia difiere mucho de la tendencia del PP”.

“No podemos permitir que vuelva a ocurrir el desmantelamiento del servicio de prevención de esta Comunidad Autónoma, como hizo el PP”, ha denunciado. Negueruela ha reprochado al PP que dejara el servicio “en mínimos históricos” con 15 técnicos durante tres años y “con un presupuesto que a duras penas alcanzaba los 2 millones de euros de media anuales”.

LA CONSTRUCCIÓN, EL SECTOR MÁS AFECTADO

Por sectores, la construcción es el más afectado con una tasa de 10.909,46 puntos, más del doble de la tasa media de la Comunidad. Por ello, Negueruela ha informado de que la Conselleria ha iniciado una ronda de reuniones con el sector para incidir en las causas y reducir el número de accidentes.

En estas reuniones han “pedido un ejercicio de autocrítica y reconocimiento de todas las partes involucradas”. “Nos gustaría que todo el mundo viera donde están sus responsabilidades respecto a esta tasa de siniestralidad en el sector de la construcción”, ha expresado Negueruela.

Según el conseller, a corto plazo hay que adoptar distintas medidas encaminadas a la protección colectiva, como puede ser el uso de vallas, barandillas, redes y andamios, pero también “hay que incidir en la coordinación”. “Los encargados de obra deben tener más presencia en las obras y los coordinadores deben esforzarse en velar porque las distintas empresas cumplan con la normativa de prevención de riesgos laborales”, ha dicho.

Otros sectores que también han visto aumentar la afiliación, como son los casos de hostelería y servicios, sí han visto reducir su tasa de accidentalidad respecto al año pasado, en un 0,17% y un 2,46% menos, respectivamente. El conseller ha atribuido este descenso a la campaña en materia de ergonomía iniciada en 2017.

Por otra parte, el responsable de Trabajo ha destacado que el 40 por ciento de los accidentes se producen en los tres primeros meses del contrato, “lo que indica una menor formación preventiva y una menor experiencia en el puesto de trabajo”.

El responsable de Trabajo ha explicado que les “preocupa mucho” que las actuaciones cuenten con el “respaldo” de los diferentes sectores. En esta línea, ha destacado, el lunes pasado se constituyó una mesa técnica para determinar las cargas de trabajo en hostelería y el próximo lunes debatirán cómo prevenir la siniestralidad en Construcción junto a la Inspección, patronales, sindicatos y colegios profesionales.

MEDIDAS CONTRA LA SINIESTRALIDAD LABORAL

Entre las medidas adoptadas por la Conselleria, Negueruela ha enumerado la Estrategia de Salud y Seguridad Laboral 2016-2020, el Proyecto de Ley de Promoción de la Seguridad y Salud Laboral, el incremento del número de técnicos -de 15 a 31, 33 a final de legislatura- o el aumento presupuestario para salud laboral -más de 3 millones de euros en 2018-.

El conseller también ha dedicado parte de su intervención a las actuaciones en materia de prevención de riesgos por parte de la Inspección de Trabajo en planificación conjunta con el Govern. En 2017 se realizaron 3.399 actuaciones, un tercio (1.141) en construcción y 827 en hostelería.

Estas actuaciones generaron 614 actas de infracción con una propuesta de sanción por un importe de 1,74 millones de euros. Para 2018 se han planificado inicialmente 4.142 actuaciones, que suponen un 21,8 por ciento más que en 2017.

Por su parte, los técnicos de prevención han realizado durante 2017 alrededor de 3.400 actuaciones, entre las que destacan unas 600 actuaciones extraordinarias en materia de seguridad, higiene y ergonomía en los sectores de la hostelería y servicios.

Paralelamente, la Dirección General de Salud Laboral organizará distintas jornadas de sensibilización con el fin de concienciar de la necesidad de que la prevención sea una prioridad de primer orden en el sector de la construcción.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.