Foto: Reuters

La tenista española Garbiñe Muguruza mostró sentimientos encontrados después de caer en tres sets ante la rusa Daria Kasatkina y despedirse del torneo de Madrid en octavos de final, tras “tres partidos buenos” y en los que disfrutó de la conexión con la Caja Mágica, para llegar con buen juego a Roma, antesala de Roland Garros.

“En comparación con otros años en Madrid, este año estoy muy contenta. Me siento bien y ahora voy a Roma pensando que estoy jugando bien. Es una sensación agridulce pero más dulce este año. Iba en el camino correcto”, indicó este miércoles en rueda de prensa la número tres del mundo.

La hispano-venezolana se quedó a las puertas de una gran remontada en la Manolo Santana, para seguir ampliando su tope en la capital, el cual mejoró ya con su victoria un día antes en segunda ronda. “Por luchar no ha sido hoy. El primer set tuve que jugar mejor y por eso perdí de esa manera. Poco a poco me encontré mejor. Kasatkina ha devuelto todo y más, ha jugado inteligente. Ha sido un partido igualado”, afirmó.

“He notado una gran diferencia con la grada. Me voy con una sensación buenísima, con tres partidos buenos. He disfrutado, lástima que no ha caído de mi lado. Cuando juegas contra una rival tan defensiva intentas buscar un juego intermedio. Tengo que ser fiel a mi juego, ser agresiva pero también inteligente. Tengo ese balance creo en tierra”, finalizó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.