El Govern ha presentado este jueves los pliegos de licitación de las nuevas concesiones de transporte por carretera de Mallorca que se publicarán este viernes, día a partir del cual se abrirá el plazo para que Baleares abandone “los derivados del petróleo” y ponga a pleno funcionamiento el transporte por carretera de autobuses interurbanos mediante “gas y electricidad”.

En una rueda de prensa, el conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, ha explicado que su departamento ha licitado por 479 millones de euros el nuevo servicio de autobuses para los próximos diez años y que el suministro de gas natural “se garantizará” gracias al convenio firmado con Redexis Gas que servirá para potenciar vehículos “menos contaminantes”.

Así, la puesta en marcha de las nuevas concesiones se hará efectiva a partir del 1 de enero de 2019 por un periodo de 10 años prorrogable a otros cinco años más.

Pons ha explicado que, en función del acuerdo con Redexis Gas, el Govern facilitará a las concesionarias del servicio cuatro emplazamientos para las cocheras en Palma, Inca, Felanitx y Artà y, además, trabajan para disponer de otros posibles emplazamientos de otros puntos de suministro de gas natural (gasineras).

En este sentido, el presidente de Redexis Gas, Fernando Bergasa, ha dicho que “se va a disponer” de la infraestructura y se va “a poder garantizar el suministro de gas meses antes” de que exista la demanda por lo que se “elimina” lo que “históricamente ha frenado” el desarrollo de la implantación del gas natural comprimido como combustible.

Según ha detallado el conseller, la concesión se divide en tres lotes. La zona de Ponent-Calvià que se licitará por 134 millones de euros, la zona norte, que incluye la Serra de Tramuntana y Alcúdia, que sale por 177 millones y la zona de Llevant-Migjorn por 167 millones.

Además, ha explicado que los nuevos ejes del modelo serán un mejor servicio con “un 51% más de kilómetros recorridos y 53% más de frecuencias”.

En este sentido, se pasa de 360.000 a 550.000 frecuencias anuales, lo que representa un incremento del 53% respecto de la situación actual. Además, habrá más amplitud horaria y horarios estables.

Respecto a los criterios de mejora para las concesionarias, la propuesta económica tendrá 51 puntos y la técnica, 49 puntos. En la valoración técnica se consideran, entre otros, la mejora de requerimiento técnicos mínimos y la introducción de más vehículos de gas natural y eléctrico, como alternativa al diesel así como la ampliación de la flota mínima de nueva adquisición requerida.

Pons ha recalcado que “ya se prevé un 67% de buses nuevos” y se incorporan “como mínimo 17 buses con propulsión eléctrica” con lo que la flota pasará a tener una media de “tres años de antigüedad”.

Por su parte, Redexis Gas desarrollará las conexiones necesarias que permitan la disponibilidad de gas natural en los puntos de suministro que hay previsto instalar en Palma, Calvià, Inca, Alcúdia, Santa Margalida y Felanitx para el repostaje de los autobuses.

Su presidente, Fernando Bergasa ha mostrado su “enorme satisfacción” con esta experiencia que ha calificado de “pionera” respecto a la “transición energética para un mundo más limpio”.

En este sentido, Pons ha añadido que es “un modelo pionero a nivel de España” ya que no se encontrará otra concesión para un territorio del tamaño de Mallorca que “incluya” estos criterios. “Entramos en la jubilación de los derivados del petróleo”, ha hecho hincapié.

Cabe resaltar que la inversión asociada a las instalaciones gasistas para dar este combustible a las flotas correrá a cargo de Redexis Gas, compañía que actualmente gestiona una red de transporte y distribución de 1.200 kilómetros y da acceso al gas natural a 850.000 ciudadanos en 17 municipios de las islas. La compañía ha invertido más de 270 millones de euros en la extensión del gas natural en el archipiélago.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.