Foto: @IFRC_MENA

Un total de 235 migrantes han muerto o desaparecido al cruzar el Mediterráneo intentando alcanzar España en lo que va de año, según los datos del proyecto Missing Migrants de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) consultados por Europa Press y actualizados a 29 de mayo. Así, la cifra de muertes en los cinco primeros meses de 2018 ya supera las que se registraron durante todo 2017, cuando el total anual de fallecidos fue de 224.

Así, según los datos de esta organización, la cifra de muertos en lo que va de año cuadruplica a la que se registró en el mismo periodo del año pasado, cuando en la ruta del Mediterráneo occidental la OIM contabilizó 59 fallecidos.

El número de muertes en la ruta marítima hacia España está aumentando notablemente en comparación al año pasado, a pesar de que la cifra global de fallecidos tratando de alcanzar Europa por vía marítima en lo que va de año se ha reducido más del 60%. Desde el 1 de enero hasta finales de mayo de 2017 se registraron 1.725 fallecimientos de migrantes intentando llegar a costas europeas, mientras que este año la OIM lleva contabilizadas 655 muertes.

También se ha reducido más de la mitad el número de migrantes que han llegado al continente este año. La cifra contabilizada desde enero hasta el 28 de mayo de 2018 asciende a 30.300 personas, frente a las 71.875 que lograron llegar a las costas de España, Italia, Chipre y Grecia, durante el mismo periodo del año pasado. Concretamente, según la organización, han llegado a España 7.507 personas por vía marítima.

AUMENTO DE LLEGADA DE PATERAS

Por su parte, el Ministerio del Interior ha contabilizado la entrada de 6.012 migrantes en 262 embarcaciones a las costas españolas hasta el 15 de mayo de 2018, según lo últimos datos del Ministerio del Interior consultados por Europa Press. Así, la llegada a España de personas por vía marítima ha experimento un aumento de casi un 70% por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando entraron 3.559 migrantes en 169 embarcaciones.

Excepto Canarias, todos los accesos por mar –las costas de la península y baleares, Ceuta y Melilla– han experimentado un aumento en los primeros cuatro meses y medio de 2018 con respecto a 2017. De hecho, las llegadas a Ceuta han crecido un 342% y a Melilla un 149%.

Se da la circunstancia de que, de acuerdo a datos oficiales de Interior, el 2017 fue un año record en llegadas de pateras: 22.103 personas en 1.280 embarcaciones.

Por otro lado, el número de entradas por vía terrestre este año ha sido casi un 10% menor que el del año anterior. Hasta el 15 de mayo de 2018 se ha contabilizado la llegada de 2.233 inmigrantes a través de las fronteras de Ceuta y Melilla, mientras que en el mismo periodo de 2017 entraron 2.475 personas.

En total, la entrada de personas a través de todas las vías irregulares ha experimentado un aumento en los cuatro primeros meses y medio de 2018 en comparación al mismo periodo del pasado año. En este ejercicio, un total de 8.245 migrantes llegaron a España, un 36,6% más que en los cuatro primeros meses y medio de 2017, cuando alcanzaron el país 6.034 personas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.