El conseller de Territorio y Movilidad, Marc Pons, ha anunciado este viernes que prevé que las obras de la ampliación de la línea de metro hasta el Parc Bit empiecen en verano de 2019, tengan un coste estimado de 6,9 millones de euros y que gracias a este nuevo tramo, que tendrá una extensión de 1,5 kilómetros, se dé servicio a unos 225.000 usuarios.

En la rueda posterior al Consell de Govern, Pons ha explicado también que se está trabajando para que “en septiembre” de este año se proceda a la “integración tarifaria” entre el metro y los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) lo que supondría, tal como ha explicado, que el metro se considerase como “una línea más” de la EMT.

En concreto, este viernes el Consell de Govern ha acordado que Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM) inicie los trámites para la redacción del proyecto de esta ampliación.

Según ha explicado Pons, a pesar de que se consideró cerrar el metro al ser una infraestructura “muy poco rentable” al final, y debido a la inversión que ya realizada, se ha decidido ampliarlo porque esta línea “será un instrumento importante” para contribuir a la reducción del uso del vehículo privado en el acceso a un centro que genera el desplazamiento diario de más de 3.000 trabajadores, la mayoría de los cuales, “el 86 por ciento, utiliza el vehículo privado” para llegar al parque.

La previsión es que este mes de mayo SFM inicie el proceso para la licitación de la redacción del proyecto. Se prevé que pueda estar redactado en seis meses y que, posteriormente, las obras se liciten a principios de 2019; de manera que las obras empiecen el verano de 2019. Los plazos de su ejecución dependerán del tipo de proyecto pero, tal como, ha dicho “no tendría que alargarse mucho”.

En la actualidad, la propuesta está en la Comisión Balear de Medio Ambiente. Será una línea de 1,5 kilómetros, que continúa la de la UIB y que tendrá una frecuencia de 15 minutos. Tendrá distintos tramos: un primer tramo bajo túnel, un segundo tramo en trinchera (destapado) y después ya en superficie hasta llegar al Parc Bit, con un nuevo apeadero.

El coste estimado para la ampliación de esta línea –antes de la redacción del proyecto– es de 6,9 millones de euros, que el Govern pagará con parte de los remanentes que han surgido de la rebaja del precio de la electrificación del tren hasta Sa Pobla y Manacor, que se licitó por 50 millones de euros y que se adjudicó por unos 40. Igual que pasa con la electrificación, se prevé contar con el 50 por ciento de financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Pons ha resaltado que la línea de metro hasta el Parc Bit es “una línea conectada” a una ya existente, “no un proyecto aislado”, y que, a la vez, estará integrada en el nuevo diseño de la red ferroviaria que define el futuro Plan Director Sectorial de Movilidad de Baleares.

Respecto a este plan, Pons ha avanzado que se podrá presentar el mes que viene y que incorporará soluciones “concretas” de movilidad tanto para el Aeropuerto de Palma como para el Hospital Universitario de Son Espases. Para esta última infraestructura, Pons ha dicho que la solución no tiene que pasar “necesariamente” por ampliar el metro.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.