Foto: Reuters

Al menos 236 civiles perdieron la vida víctimas de la guerra yemení en abril, lo que convierte a este mes en el más letal de 2018, ha denunciado este viernes el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, que ha advertido de que la tendencia se ha mantenido durante la primera semana del año.

En concreto, abril se cerró con 236 civiles fallecidos y otros 238 heridos, un nivel de víctimas que supera ampliamente las 180 registradas en el mes precedente. En la primera semana de mayo, otras seis personas perdieron la vida y 57 más resultaron heridas.

La portavoz del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani, ha expresado la “profunda preocupación” de la oficina que dirige Zeid Raad al Hussein por el elevado número de víctimas civiles y ha instado a todas las partes implicadas en el conflicto a “respetar el Derecho Internacional Humanitario”.

“Los ataques recientes en zonas densamente pobladas, entre ellos los del lunes contra la sede de la Presidencia en Saná, ponen en duda que se estén respetando los principios de precaución, distinción y proporcionalidad”, ha advertido Shamdasani.

La oficina del Alto Comisionado ha criticado tanto a la coalición internacional que lidera Arabia Saudí, que colabora militarmente con el Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, como a los rebeldes huthis, ayudados por Irán, por su responsabilidad en diversos incidentes con víctimas civiles.

La ONU, no obstante, calcula que la “gran mayoría” de las víctimas civiles registradas desde que comenzó la guerra fueron resultado de bombardeos perpetrados por la coalición saudí. Desde el 25 de marzo han fallecido en total 6.385 personas ajenas al conflicto, mientras que otras 10.047 han resultado heridas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.