Foto: Reuters

La Fiscalía federal de Bélgica ha confirmado que Benjamin Herman, el hombre que este martes asesinó a dos policías y a un civil en Lieja, gritó “Alá es el más grande” varias veces durante el tiroteo, así como que existen “razones suficientes” para pensar que se trata de un acto terrorista, aunque ha evitado confirmar este hecho a la espera del resultado de la investigación que ha iniciado.

“La investigación tiene que mostrar o probar que (el ataque) fue efectivamente motivado por razones terroristas. Por el momento tenemos razones suficientes para abrir una investigación basada en acto terrorista, pero no sacamos ninguna conclusión. La investigación mostrará esperamos cuales fueron exactamente sus motivaciones para cometer estos actos terribles”, ha explicado en una rueda de prensa el portavoz del Ministerio Público Eric Van Der Sypt.

Así, la Fiscalía federal asumió la investigación de los hechos porque “los primeros elementos” de la investigación “muestran que podría tratarse de un ataque terrorista”. De hecho, el portavoz ha asegurado que la Fiscalía califica los hechos como un “asesinato terrorista” y como “intento de asesinato terrorista”.

La investigación se centra ahora, ha explicado, en determinar si Benjamin Herman actuó solo o formaba parte de una célula organizada.

Además del hecho de que el asesino gritase “Alá es el más grande” en varias ocasiones, el Ministerio Público se basa en que el Herman siguió el ‘modus operandi’ que la organización terrorista Estado Islámico sugiere en vídeos que difunde por Internet. También sigue la pista terrorista porque informes de la Policía de Lieja estuvo en contacto con “personas radicalizadas”.

El asesino, nacido el 12 de enero de 1987, tenía nacionalidad belga y era conocido por haber cometido delitos comunes desde que era menor de edad y fue enviado a prisión por robos con violencia, consumo de drogas e insubordinación.

En el momento del tiroteo, Herman disfrutaba de un permiso penitenciario que se le había concedido el lunes por la mañana y debía volver a prisión el martes a las 19.30 horas. El juez ha pedido un examen toxicológico de su cadáver.

La Fiscalía federal también sospecha que el asesino de Lieja mató a otro hombre el lunes por la noche en la localidad de On, poco después de haber salido de la cárcel. Este crimen está siendo investigado de forma paralela por el Ministerio Público de la provincia de Luxemburgo.

LOS HECHOS

Este martes a las 10.30 horas, Herman atacó por la espalda con un cuchillo a dos policías a las que después robó el arma para a continuación disparar sobre ellas. Las dos agentes, de 44 y 54 años, murieron en el acto. Después entró “varias veces” en una cafetería, de la que salió “inmediatamente” tras ver que “no había nadie allí”.

Posteriormente abrió fuego contra un vehículo y mató a un joven de 22 años que se encontraba en el interior del coche. Después gritó varias veces “Alá es el más grande” y entró en un colegio, donde tomó a una mujer como rehén.

El asesino salió del edificio gritando de nuevo “Alá es el más grande” y abriendo fuego contra varias unidades de Policía que habían llegado al lugar. El atacante fue abatido en este intercambio de disparos, en el que también resultaron heridos cuatro agentes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.